Se agudiza el enfrentamiento entre los líderes de los burócratas en Colima

viernes, 13 de julio de 2007
Colima, Col , 12 de julio (apro)- La burocracia estatal, que con sus cinco mil trabajadores es uno de los bastiones electorales del PRI en la entidad, se convulsiona en medio de un conflicto interno entre sus principales líderes: unos y otros se acusan de actos de corrupción y cacicazgo dentro de las filas sindicales En vísperas de la renovación de la dirigencia del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Gobierno del Estado, se agudiza el enfrentamiento entre el exdiputado local Martín Flores Castañeda, su dirigente por más de 15 años, y el también exdiputado Agustín Martell Valencia, presidente del Comité de Vigilancia de ese sindicato y líder de la Unión de Sindicatos al Servicio del Gobierno del Estado, Ayuntamientos y Organismos Descentralizados Las diferencias se iniciaron hace más de año y medio cuando, en su papel de legislador, Flores ?actual secretario general del comité estatal del PRI-- promovió una reforma legal para otorgar mayor poder de decisión al Sindicato del gobierno del estado, sobre los 15 sindicatos restantes, en la designación de magistrados representantes de los trabajadores ante el Tribunal de Arbitraje y Escalafón (TAE) Según denuncias de Martell, Flores también traicionó la huelga de los trabajadores del ayuntamiento de Tecomán y se niega a rendir cuentas de los recursos del Sindicato y sobre el manejo del casino de los burócratas, además de que no toma en cuenta a los órganos de control del Sindicato, como el Comité de Vigilancia, que encabeza el propio Martell Afirmó que, entre las "muchas arbitrariedades" de Flores, se encuentra el uso de las plazas laborales, que son al 100 por ciento del Sindicato, y que "están llenas de familiares y amigos del secretario general y de algunos de sus allegados? Ya no tienen a quién meter Se han despachado a diestra y siniestra y han pisoteado derechos de los trabajadores", señaló Además, Martell dijo que la dirigencia estatal del PRI ha intervenido en el conflicto, y advirtió que esta situación afectará a ese partido en las elecciones de 2009, por lo que dijo que en unos días se reunirá con la dirigente nacional priista, Beatriz Paredes Rangel, para pedirle que el PRI saque las manos y respete la autonomía sindical "Ella es una persona inteligente Tengo muchos años de conocerla y sé que tomaría cartas en el asunto, porque nosotros vemos que se atiza la hoguera y se pretende llevar a cabo una división de los trabajadores", afirmó Por su parte, Flores negó, en conferencia de prensa, las acusaciones de Martell, a quien "lo mueven la envidia y sentimientos muy duros, oscuros? La verdad es que Martell nos quiere fuera del sindicato; le estorbamos a su proyecto, y este ataque viene para disminuir y debilitar el trabajo del Sindicato" Indicó que el conflicto de los burócratas es un asunto interno y que ahí debe resolverse, sin trasladarlo ni echar la culpa a otras instancias, por lo que dijo que le parece extraño que Martell mezcle al PRI, pues "durante los 10 años en que fue dirigente de la CNOP estatal, no hubo ningún problema, y a partir de que ya no lo es, hay ataques sistemáticos contra mi persona" Flores estimó que el objetivo de Martell es buscar culpables y chantajear al PRI, al gobierno del estado y a la sociedad y "lo único que quiere es otro cargo" A fines de mayo pasado, luego de meses de enfrentamientos públicos y conforme se acercaba la fecha de cambio de dirigencia sindical ?cuyo proceso corresponde organizar a la Comisión de Vigilancia, en manos de Martell--, Flores promovió la suspensión de derechos sindicales de éste y de la diputada local Aurora Espíndola Escareño, su aliada, con el argumento de que habían proferido "ataques y calumnias", así como una "campaña sucia" contra el dirigente y su grupo Sin embargo, Martell y Espíndola interpusieron un juicio de amparo, del que informaron recientemente que el juez primero de distrito, con sede en Colima, les restituyó los derechos En compañía de los líderes sindicales de los ayuntamientos de Tecomán, Armería, Cuauhtémoc, Minatitlán, Ixtlahuacán y Villa de Alvarez, así como de dos organismos descentralizados, Martell anunció que, en su carácter de presidente del Comité de Vigilancia del Sindicato del gobierno estatal, organizará el cambio de dirigentes en agosto próximo, pues "se requiere una renovación total de la dirigencia, ya que últimamente se ha olvidado de los derechos y de las conquistas de los trabajadores" El semanario local Avanzada publicó, el domingo pasado, declaraciones de Martell, quien acusó a Flores de ingratitud y deslealtad, así como de haber traicionado "los principios que dieron vida y origen al sindicalismo burocrático de Colima" Añadió: "En el caso de Martín Flores no es más que una ingratitud, una deslealtad El no puede hablar de lealtad porque fue al Sindicato a pedir empleo y yo se lo di y allí fue donde se formó? crié cuervos y ahora me sacan los ojos" Al día siguiente, Flores anunció que presentará una denuncia penal contra de Martell por difamación, porque "no podemos permitir que se nos siga calumniando He sido tolerante Este asunto lo hemos mantenido en casa, pero he sido objeto de difamación desde hace año y medio" Días antes, nueve dirigentes de sindicatos de burócratas afines a Flores, habían demandado la destitución de Martell como dirigente de la Unión de Sindicatos, entre ellos los de los ayuntamientos de Colima, Manzanillo, Coquimatlán, Comala, Minatitlán, del gobierno del estado y otros Sin embargo, Martell aseguró que algunos de ellos no son dirigentes de manera legal porque no se han reunido los requisitos de convocatoria y elección, pues han surgido de "una faramalla del Tribunal de Arbitraje y Escalafón, se han corrompido totalmente y están a las ordenes de Martín Flores" Señaló que él ya había denunciado a Flores, pues "no hay peor difamación que lo que me está haciendo en los medios" Aunque Flores anunció su intención de no buscar la reelección, el martes pasado presentó a Víctor Vázquez Cerda como candidato a sucederlo en el puesto al frente de una pretendida planilla de unidad en la que el propio Flores es manejado para la presidencia del Comité de Vigilancia Vázquez Cerda aclaró, sin embargo, que su designación no es una imposición y que él será un candidato de los trabajadores, no de Flores El "destape", por parte del dirigente saliente, fue cuestionado por Martell, quien afirmó que está tomando ventaja sobre el resto de los trabajadores que aspiren a contender por el puesto Advirtió que hay el riesgo de que exista un contubernio entre la Secretaría de Administración del gobierno del estado y el Tribunal de Arbitraje y Escalafón, para castigar o mantener congelado a un trabajador que quiera participar en este proceso electoral En su carácter de presidente del Comité de Vigilancia del Sindicato, Martell dijo que cuidará que la Secretaría de Administración no haga el trabajo sucio congelando o evitando que determinados trabajadores participen en este proceso electoral En caso de que esto ocurra, "yo hablaré y pondremos los puntos para que todos los trabajadores participen con su voto", puntualizó

Comentarios