Sacerdotes de Tuxtla ayudan a escapar a seminarista acusado de abuso sexual

martes, 3 de julio de 2007
Tuxtla Gutiérrez, Chis , 2 de julio (apro)- Sacerdotes de la Diócesis de Tuxtla Gutiérrez ayudaron a escapar a un seminarista de la escuela Misioneros de Guadalupe, Julián Aquino, luego de que abusara sexualmente de una menor de ocho años de edad, denunció Olga Lilia Tovilla Madrigal, madre de la menor Según la averiguación previa AP/274 Aquino recorre el país como miembro de la campaña Semanas de Apostolado, y en su estancia en la capital del estado, aprovechó que la niña acudió sola a una se las sesiones que se impartieron en la capilla de Nuestra Señor del Carmen, par abusar de ella De acuerdo con la denuncia, el pasado 15 de junio la menor acudió a una plática y como no había más niños, con engaños, Aquino la llevó hasta una vivienda que rentaba en la misma colonia En el interior la pasó a la recamara, y comenzó a basarla y a acariciarla e intentó penetrarla sin conseguirlo "No podía hablar ni gritar de tanto miedo que tenía", dijo la niña "Cuando regresé vi a mi hija muy triste, me dijo que nunca iba a volver a la Iglesia porque hay gente muy mala y que jamás volviera a dejarla sola Le pregunté qué había pasado? En ese momento le llamé a su celular al padre Daniel Orantes Trujillo, párroco de la parroquia Divino Niño Jesús, quien es amigo de mi familia", señaló la madre de la menor De acuerdo con su testimonio ante el agente del Ministerio Público, la mujer narró vía telefónica lo sucedido al sacerdote, quien le preguntó qué pensaba hacer "Le dije que lo quería matar, que lo iba a denunciar y me dijo que no lo hiciera, que me esperara, que llegaba en media hora a mi casa" Sin embargo, nunca llegó Al día siguiente acudió a la Fiscalía General, en donde la remitieron a Fiscalía Especializada en Delitos de Abusos Sexuales Sin embargo no fue atendida porque era sábado y debió esperar hasta el lunes Contubernio religioso Para ese tiempo, según el testimonio de Olga Tovilla, los sacerdotes Daniel Orantes y otro de nombre Jaime, acudieron con el seminarista, a quien le dijeron que se regresara a la Ciudad de México, donde se encuentra la sede del seminario, porque la mamá de la niña agraviada "lo iba a meter a la cárcel" "Como la madrugada del viernes en que se cometió el abuso no había transporte a la Ciudad de México, lo mandaron en taxi a Villahermosa y desde ahí a México", denunció En entrevista, Olga Tovilla sostuvo que luego de interponer la denuncia, el miércoles 20 de junio, fue citada a la Diócesis de Tuxtla, en donde fue recibida pro el arzobispo Rogelio Cabrera: "Me dijo que en nombre de la Iglesia católica me pedía perdón a mí y a mi hija; yo le dije que esa situación no podía quedar así, que el seminarista debía pagar por lo que hizo, no como venganza, sino porque si seguía libre y viajando por el país bajo el cobijo de la Misiones Guadalupanas, estarían en riesgo miles de niños" Días después ?señaló la mujer-- fue citada nuevamente: "Me recibió un sacerdote de nombre Raúl, quien dijo que venía como representante de Misioneros de Guadalupe Me dijo que la comunidad católica no quería que se divulgara el asunto" A la fecha, según explicó Olga Tovilla, la Fiscalía Especializada en Delitos de Abusos Sexuales le exigió que investigue el nombre completo del seminarista agresor, para continuar con la investigación penal, lo cual no ha podido conseguir "porque ya ninguno de los sacerdotes quiere hablar sobre esto" Los Misioneros de Guadalupe, tienen su sede en Insurgentes Sur 4120, colonia La Joya de la delegación Tlalpan, en el Distrito Federal Según su página en Internet, fue fundado por el obispo mexicano Alonso Manuel Escalante y la Conferencia del Episcopado Mexicano el 7 de octubre de 1949

Comentarios