Acusa transgénero a policías de Colima de abuso de autoridad

viernes, 25 de enero de 2008
Colima, Col , 24 de enero (apro)- Raúl Barajas Garibo, un transgénero conocido como "Doris", presentó una denuncia penal contra agentes de la Policía Estatal Preventiva (PEP), a los que acusó de abuso de autoridad y golpes durante su detención en un operativo policíaco nocturno De acuerdo con la querella, presentada ante el Ministerio Público del fuero común, los hechos ocurrieron a las 0:45 horas del pasado sábado, cuando la denunciante se encontraba con amigas transgénero afuera de un establecimiento, ubicado en la avenida 20 de Noviembre, frente al Parque Regional Metropolitano En entrevista, "Doris" narró que, en ese momento, llegaron tres camionetas de la PEP, de donde bajaron varios agentes ordenándoles levantar las manos "A mí me da miedo cuando llegan los policías y corrí hacia mi carro, pero uno de ellos me alcanzó, me jaló del pelo y me puso unas esposas" Añadió que, mientras revisaban a los demás transgénero, uno de los agentes lo condujo a una de las patrullas "Ya esposada, me aventó y caí de lado en la camioneta Entonces, le pregunté por qué me trataba así; que no era una animal, y ese fue el motivo para que se enojara y empezara a golpearme en la cara" Señaló que entonces dijo al agente que lo denunciaría por abuso de autoridad, pero que éste siguió golpeándola Posteriormente, indicó, se acercó el comandante, quien le pidió las llaves de su automóvil, porque se lo iban a llevar también, y aunque se opuso argumentando que no tenían por qué llevárselo, entregó las llaves Añadió que, cuando empezó a grabar los hechos en su teléfono celular, le quitaron el aparato y borraron la grabación Sus compañeras fueron liberadas después de la revisión, pero Doris fue conducida a unos separos, donde le tomaron fotografías, y posteriormente a la cárcel preventiva de esta ciudad, donde permaneció hasta las 9 de la mañana, y fue puesta en libertad por el juez calificador, sin pagar ninguna multa El lunes pasado, "Doris" acudió a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), donde fue canalizada con Alejandro Guerrero, subdirector de la Policía Estatal Preventiva, quien ordenó mandar llamar a los policías para que fueran identificados Sin embargo, sólo le presentaron a dos agentes que no habían participado en su detención, y el funcionario le dijo que no sabía quiénes habían participado en ese operativo y no podría llamar a todos, pues son más de 500 unidades

Comentarios