Repudian abusos por operativos en Reynosa, Tamaulipas

jueves, 31 de enero de 2008
* Protestan taxistas, prostitutas, dueños de bares, meseros y hasta mariachis Reyunosa, Tams , 30 de enero (apro)- Los abusos cometidos durante los operativos policiaco-militares en este municipio fronterizo propiciaron una manifestación de repudio que protagonizaron taxistas, prostitutas, propietarios de bares, restaurantes, hoteles y discotecas, así como mariachis, meseros y colonos La singular manifestación abarcó más de una calle en la que sus integrantes protestaron contra los excesos cometidos por las fuerzas de seguridad en el marco del Operativo Noreste en esta ciudad Y también en Ciudad Victoria hubo protestas: unas 70 personas realizaron una protesta similar frente a la casa del gobernador Eugenio Hernández Flores, de extracción priista, para pedir se suspendan las acciones militares de combate al narcotráfico en Tamaulipas En Reynosa, unas mil personas y decenas de conductores de taxis realizaron una marcha por la avenida Morelos, una de las más transitadas de la ciudad Los manifestantes aseguraron haber sido convocados por propietarios de hoteles y restaurantes, así como por taxistas, quienes se han visto afectados por la presencia de los operativos militares "Ya basta de abusos de autoridades federales", "no queremos atropellos a los ciudadanos", se leía en carteles y mantas Mientras en la protesta realizada en la capital del estado, una mujer embarazada, que se identificó como Crisbet Domínguez Alvizo, acusó a los soldados de haber asesinado a su esposo Juan Antonio Porras Camarillo, el 14 de octubre pasado Vistiendo una playera con la foto de su marido, aseguró ante los medios que su cónyuge fue levantado y torturado por los militares, quienes después tiraron su cuerpo en la antigua carretera Victoria-San Luis Potosí, en el lugar conocido como el Balcón del Chihue Desde que inició el Operativo Noreste, el cual busca combatir a los grupos delincuenciales asentados en Tamaulipas, los índices delictivos se han incrementado en las principales ciudades fronterizas Luego de que esta estrategia del gobierno federal incluyó el desarme de la policía preventiva local de los diez municipios fronterizos, las calles se han quedado prácticamente bajo la vigilancia de los militares, pues los municipales han tenido que salir a sus rondas de vigilancia sólo equipados con macanas Por esa situación se reportaron varios atracos que han sido atribuidos a los grupos delictivos para desacreditar a los militares Ola de atracos En Reynosa, el 20 de enero fueron asaltados casi simultáneamente cinco restaurantes de los más concurridos de esta ciudad, por hombres encapuchados y camuflados, quienes obligaron a la clientela a tirarse al piso y a entregarles las pertenencias que portaban En Nuevo Laredo, ese mismo fin de semana, ocurrió algo similar: comandos ataviados como militares irrumpieron en cuatro antros, entre ellos el salón de baile Silverado, uno de los más grandes de esa ciudad Una vez dentro sometieron por la fuerza a todos los asistentes y luego los despojaron de dinero y objetos de valor Pero además en Reynosa se han denunciado dos asaltos bancarios y se han reportado seis ?narco-ejecuciones?, mientras que en Matamoros se dispararon los asaltos a tiendas y los asesinatos Este día en Matamoros un hombre no identificado fue localizado en pleno centro de la ciudad con huellas de tortura en todo el cuerpo y con un impacto de bala en la boca Primero se creía que estaba muerto, pero cuando llegaron los paramédicos fue trasladado a un hospital, pues la víctima aún presentaba signos vitales Todo este clima de violencia, sobre todo en lugares altamente concurridos, ha generado un temor generalizado entre la población que evita salir en las noches a las calles De ahí que la mayoría de los negocios cierren sus puertas antes de la medianoche, tanto por el temor de un eventual enfrentamiento entre narcotraficantes y militares como por la ausencia de clientela Esto ha afectado por igual a propietarios de restaurantes y giros negros, así como a taxistas, prostitutas y mariachis, que ven esfumarse sus clientes No sin razón en las últimas semanas las ciudades fronterizas han sido consideradas virtuales "pueblos fantasma", por la mínima actividad que registran por las noches

Comentarios