Dictan formal prisión al exsubsecretario de seguridad de Tabasco

jueves, 18 de diciembre de 2008
VILLAHERMOSA, Tab , 18 de diciembre (apro)- El juez Primero de lo Penal, Nicolás Bautista Ovando, decretó auto de formal prisión al exsubsecretario de Seguridad Pública (SSP), Alberto Arias Javier, cuarto miembro de la "hermandad" policial que comandaba el extitular de la SSP, Juan Cano Torres, preso en Puente Grande, Jalisco El juez encontró indicios de que Arias Javier, El Pajarito, se enriqueció ilícitamente durante el desempeño de su cargo y operó recursos de procedencia ilícita El pasado lunes, el exsubsecretario de Seguridad Pública había librado el cargo de posesión de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército, al dictársele auto de libertad en el juzgado segundo de distrito, pero siguió en prisión por los delitos de enriquecimiento ilícito y operaciones con recursos de dudosa procedencia, por los que se le dictó hoy el auto de formal prisión Arias Javier fue detenido en la periferia de esta capital el pasado 11 de diciembre, luego de andar prófugo desde junio de 2007, a raíz del atentado que sufrió en marzo, cuatro meses atrás, el general y secretario de Seguridad Pública, Francisco Fernández Solís, por un grupo de sicarios vinculados a la "hermandad" policial El extitular de la SSP, Juan Cano Torres, jefe de la "hermandad", fue acusado de participar en el atentado en contra de su sucesor en el cargo, ocurrido el 6 de marzo de 2007, y detenido 11 días después junto con el exsubsecretario de Seguridad Pública, René Castillo Méndez; el jefe de la dirección de Inspección General, Fernando Santiago Rodríguez, y el director de la Policía Estatal, David Sánchez Alejandro René Castillo fue dejado en libertad al comprobarse que no tuvo participación en el atentado en contra del general Solís, y sólo quedaron en prisión y aún bajo proceso, Cano Torres, Santiago Rodríguez y Sánchez Alejandro Sólo faltaba el cuarto miembro de la "hermandad", Alberto Javier Arias Rodríguez, El Pajarito, a quien hoy se le dictó auto de formal prisión En el atentado, el general Fernández Solís, aunque perdió un ojo por las heridas, logró salvar la vida, pero su chofer y custodio, José de la Luz Pérez Mayo, murió acribillado cuando pretendió repeler la agresión a la salida del hotel Calinda Viva de esta ciudad, donde el militar había desayunado El juez Bautista Ovando informó que, de acuerdo con el artículo 244 del Código Penal de Tabasco, el delito de enriquecimiento ilícito tiene penalidad de dos a 15 años de prisión, y el de operaciones con recursos de procedencia ilícita, de cinco y 15 años

Comentarios