Educación y trabajo, armas para combatir la inseguridad: Monseñor Chávez Botello

martes, 15 de julio de 2008
OAXACA, Oax , 14 de julio (apro)- El arzobispo de Antequera, Oaxaca, José Luis Chávez Botello, se pronunció en contra de la presencia del Ejército y de la policía federal en el estado En un mensaje a los fieles, dijo: "nunca las armas serán suficientes o el mejor camino para garantizar la seguridad porque siempre habrá personas que en lo particular abusan, no respetan o pisotean la convivencia pacífica y las leyes" Luego de que el secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, anunció el pasado viernes 11 la posibilidad de enviar a esta ciudad al ejército y a la Policía Federal, para contener al crimen organizado que en un año ha cometido más de 300 secuestros, levantones y ejecuciones, el purpurado resaltó que la presencia de la policía federal "no es suficiente" Sostuvo que mientras no los oaxaqueños carezcan de una educación de calidad y de satisfactores económicos, los esfuerzos del gobierno serán vanos En el comunicado denominado "Urge sembrar y cultivar la esperanza", monseñor Chávez Botello destacó que ante los hechos de inseguridad (cinco secuestros en los últimos cinco días) y de la violencia que se padece en el estado, se preguntó: ¿Por qué hemos llegado a esta situación? Es que, dijo, "estamos recogiendo los frutos de graves errores sociales que, desde hace décadas, venimos cometiendo en el campo de la educación, de la política, de la economía y de la familia" Hizo hincapié que "el miedo y la impotencia se manifiesta ya en muchas personas; se vislumbras horizontes de desilusión y desesperación en varios sectores de la sociedad; se está debilitando y deteriorando gravemente la esperanza, de ahí que, urge hacernos un llamado a la serenidad para ver bien lo que tenemos que hacer, para actuar con coherencia y prontitud" Sin embargo, destacó que la "la esperanza muere al último", y que el hombre no puede vivir sin experiencia y lo estimula a buscar los signos de vida y luchar contra todo lo que daña, anima incluso a transformar los conflictos en oportunidades de crecimiento proponiendo la perspectiva de la reconciliación al alcance de todos De ahí, que, dijo, urge sembrar y cultivar la esperanza porque ésta no se da por generación espontánea ni si adquiere con un simple esfuerzo mental, sino que es necesario sembrarla en el corazón y cultivarla cada día; solo avanzando en la verdad y en el bien se mantiene viva la esperanza

Comentarios