La CNDH exige apoyo psicológico para una menor, atada por su maestra en Michoacán

sábado, 19 de julio de 2008
México, D F, 18 de julio (apro)- A poco más de ocho meses de que una profesora de telesecundaria usó la técnica de los plagiarios para castigar a una alumna, al atarla de pies y manos a una silla y amordazarla, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación al gobierno de Michoacán para que la Procuraduría estatal brinde auxilio y apoyo psicológico a la menor "A pesar de la afectación de la agraviada, ni la Procuraduría local ni la Secretaría de Educación Pública estatal brindaron atención o apoyo psicológico" a la menor, supuestamente porque la madre no solicitó apoyo, se lee en el comunicado de la CNDH, encabezada por José Luis Soberanes En su recomendación 38/2008, el ombudsman nacional solicita al gobernador Leonel Godoy "instruir al procurador para que se brinde auxilio y apoyo psicológico a la menor, así como dar vista a la Coordinación de la Contraloría del gobierno estatal para investigar al director del plantel por las irregularidades administrativas en las que incurrió" El 6 de noviembre pasado, en la Escuela Telesecundaria de Charapendo, municipio de Gabriel Zamora, una menor de 11 años fue atada de pies y manos y amordazada, por órdenes de su maestra, en el salón donde tomaba clases En el ataque a la pequeña, de acuerdo con las investigaciones iniciadas por la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), participaron siete alumnos, a quienes la maestra Elvia Flores Arias exigió que amarraran con franelas a su compañera porque se había levantado de su asiento, y les dijo que si se negaban a hacerlo les bajaría puntos en su calificación "Fui amarrada por mis compañeros de clase con franelas a una silla La maestra les dijo que me amarraran porque me paré de mi butaca a decirle a una compañera que al salir de clases nos fuéramos a mi casa a hacer la tarea "El tiempo que duré amarrada fue como una hora Me amarraron después del recreo, como a las 11:30 horas, y me desamarraron cuando tocaba la clase de Educación Física a las 12:30", narró Marisol Hernández Herrera ante la Visitaduría Regional de la CEDH, con sede en Uruapan De acuerdo con el comunicado de la CNDH, la madre de la víctima, Benilde Herrera Ramírez, interpuso una queja el 7 de noviembre de 2007 ante el organismo defensor de derechos humanos, "donde menciona que la profesora del primer grado de educación secundaria en Charapendo, municipio de Gabriel Zamora, un día antes, al estar en clases, ató a su hija a una silla con franelas, sujetándola de manos y tobillos, además de que le tapó la boca, para que no hablara Pidió que a la queja se anexara el escrito que dirigió al director de la escuela, a quien requirió una solución inmediata" Pese a ello y a las declaraciones de los alumnos ante el Ministerio Público Investigador de Uruapan, Michoacán, la profesora que protagonizó el hecho dijo ante el Juez Tercero de lo Penal del Distrito Judicial que imponía distintos castigos a sus alumnos, pero aseguró que "el martes 6 de noviembre de 2007, al regreso del recreo, notó que la menor estaba atada a una silla y pidió a quienes lo habían hecho que la desataran" Para la CNDH, las evidencias permiten observar que "la conducta de la maestra fue irregular y contraria a su deber como educadora", pues aunque no aceptó que ella había ordenado amarrar a la niña, los testimonios de los otros menores coinciden en señalar su responsabilidad en los hechos El 10 de diciembre del año pasado, peritos médicos de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos valoraron médica y psicológicamente a la agraviada, y los resultados ?dice el comunicado? indican que la menor presenta rasgos emocionales postraumáticos, con síntomas y signos compatibles con los hechos de malos tratos, lo cual fue coincidente con la valoración efectuada por el área de Servicios Periciales de la Procuraduría General de Justicia de Michoacán

Comentarios