El ganadero René Ligonio, secuestrado en Tabasco

martes, 22 de julio de 2008
Villahermosa, Tab , 21 de julio (apro)- En Tabasco, los secuestradores no dan tregua: este lunes la víctima fue el ganadero René Ligonio Ocaña, quien fue secuestrado en el municipio de Balancán, con el que se elevó a 47 el número de secuestros en la entidad en lo que va de 2008 El domingo por la noche, el ranchero fue "levantado" por un grupo armado y horas después su familia recibió una llamada telefónica en la que le exigían "una fuerte suma de dinero" para liberarlo, confirmaron algunos de sus parientes, quienes demandaron a las autoridades no intervenir a fin de garantizar la integridad física del afectado El procurador general de Justicia, Gustavo Rosario Torres, señaló que pese a que la inseguridad en Tabasco aumenta cada vez más, el gobierno federal no proporciona el apoyo necesario para combatir a la delincuencia organizada, como sí lo hace en algunos estados del norte del país Citó como ejemplo Tamaulipas, entidad que ?dijo? está "prácticamente sitiada" con 11 mil efectivos de diversas corporaciones federales, pero a Tabasco, donde las primeras manifestaciones de la delincuencia organizada empezaron desde el año pasado, solamente llegaron 300 policías federales "No son suficientes ante las expresiones de violencia que se dan en la frontera sur Somos un estado que geográficamente se presta mucho para el fenómeno delincuencial, es decir, somos un estado que es puente del norte hasta el sur y del sureste hacia el norte del país", manifestó Rosario Torres admitió que las corporaciones policiacas en Tabasco "siempre han estado infiltradas" por la delincuencia organizada, lo que hace más difícil combatir a esta última, y reiteró que en este sentido debe de haber "un mínimo de reciprocidad del gobierno de la República" El procurador recordó que las expresiones de violencia de la delincuencia organizada en Tabasco iniciaron en 2006, último año de gobierno de Manuel Andrade Díaz, con el asesinato del alcalde perredista Walter Herrera, y se aceleró a partir del segundo mes de gobierno de Andrés Granier Melo, en febrero de 2007, cuando un grupo se sicarios atentó contra la vida del general Francisco Fernández Solís, entonces secretario de Seguridad Pública En ese hecho se salvo Fernández, pero perdió la vida su chofer, José de la Luz Mayo

Comentarios