Persiste tráfico de gasolina en la frontera de Chiapas

martes, 19 de agosto de 2008
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis , 18 de agosto (apro)- Elementos de la Policía Estatal Fronteriza (PEF) de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana decomisaron aproximadamente 170 bidones con más de 8 mil litros de combustible en el municipio de Cacahoatán Durante un operativo para inhibir el tráfico de combustible en la frontera sur, elementos de la PEF detectaron un domicilio particular donde tenían almacenado el combustible Luego de conseguir la orden de un juez, los policías, acompañados de un agente del Ministerio Público, ingresaron a la casa e incautaron más de 8 mil litros de gasolina contenidos en 170 bidones, así como una pistola nueve milímetros El director de la PEF, Luis David Martínez Campos, afirmó que tanto el combustible como el arma de fuego y el bien inmueble fueron puestos a disposición del Ministerio Público para que proceda legalmente contra la red de traficantes que compra diesel y gasolina en México para luego revender esos productos en Guatemala En Cacahoatán operan dos franquicias de Pemex, la 6335 y la 7747, ambas propiedad de Francisco Ruiz López, así como la 6397, propiedad de la empresa Servicios de Cacahoatán, SA de CV Éstas, al igual que una veintena de gasolineras establecidas a lo largo de la franja fronteriza, expenden el combustible en camionetas repletas de bidones Entre otros municipios, la venta clandestina se realiza en Suchiate, Frontera Hidalgo, Cacahoatán, Tuxtla Chico, Tapachula, Frontera Comalapa, Motozintla y Benemérito de Las Américas Y aunque las normas de operación de Pemex (Proceso 1655) establecen que los automovilistas sólo pueden llenar su tanque y cargar 50 litros adicionales en depósitos externos, en las gasolineras de Tuxtla Gutiérrez se ven numerosas "estaquitas" y pick-ups que cargan tambos para llevarlos a Guatemala Así mismo, mientras dichas normas operativas para las gasolinerías determinan que la venta de combustible "al medio mayoreo" no debe rebasar los 5 mil litros mensuales a un mismo cliente, muchas pipas cruzan por la frontera cantidades superiores diariamente Y es que los traficantes de combustibles dejan buenas propinas a los despachadores ?quienes a cambio de 800 o mil pesos diarios en propinas se disputan la atención de los que atraviesan la frontera?, independientemente de las "mordidas" que puedan pagarse por permitir el contrabando Una de las causas del fenómeno es que la persona que compra un litro de diesel o gasolina en el lado guatemalteco paga el doble de lo que eroga en cualquiera de las franquicias mexicanas ubicadas a lo largo de la frontera sur El litro de diesel aquí oscila entre los 544 y 591 pesos, mientras que del lado guatemalteco podría rebasar los 12 pesos mexicanos en los expendios de Texaco, Shell, Chevron o Esso Lo mismo ocurre con la gasolina Magna, que cuesta aquí 616 pesos y el doble en Guatemala El diferencial no se debe únicamente al hecho de que del lado mexicano el combustible está subsidiado, sino también a que el IVA no es de 15%, sino de 10%, por su condición de zona fronteriza Son éstas las circunstancias que aprovechan automovilistas y traileros guatemaltecos y de otros países centroamericanos, como Costa Rica, así como la vasta red de traficantes y contrabandistas que hacen grandes negocios corrompiendo a autoridades de ambas naciones

Comentarios