Por incumplimiento, gobierno de Tabasco perdería 200 MDP

miércoles, 16 de diciembre de 2009

VILLAHERMOSA, Tab., 16 de diciembre (apro).- El gobierno de Andrés Granier está a punto de perder una bolsa 200 millones de pesos que debían aplicarse para financiar proyectos productivos agrícolas en la entidad.

Guadalupe Guerrero Córdova, delegada estatal de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) comentó que para poder hacer uso de esos recursos, el gobierno estatal tenía la obligación por ley de aportar una cantidad similar, pero dijo que hasta el momento ha incumplido con la normatividad.

La funcionaria recordó que la Sagarpa y Granier Melo acordaron apoyar cuatro mil proyectos productivos con dichos fondos; sin embargo, aclaró, que el gobierno de Tabasco sigue sin hacer la aportación convenida.

Por tal motivo, advirtió que está por devolver a la Federación 200 millones de pesos que la Secretaría comprometió para tales proyectos.

“Estamos hablando del orden de los 200 millones de pesos que podrían ser devueltos a la federación”, expresó la funcionaria, quien  indicó que el titular de la Sagarpa, Francisco Mayorga, y el gobernador Andrés Granier Melo “están haciendo todos los esfuerzos” para que esos recursos se queden en Tabasco en beneficio de los productores del campo.

Guerrero Córdova manifestó que la delegación de la Sagarpa tendrá una fecha límite para devolver los recursos, pero aún no la tienen definida.

         El presidente de la Alianza Estatal Campesina (AEC), Roberto Ruiz Álvarez, calificó como un “golpe al corazón de los campesinos” el anuncio de la delegación de la Sagarpa y criticó que el gobierno estatal no haya puesto la parte que le corresponde para echar andar casi cuatro mil proyectos productivos “que se encuentran frenados por esa situación”.

         El gobierno del estado ha justificado la falta de aportaciones bajo el argumento de que los recursos los ha tenido que destinar a obras de reconstrucción por las tres inundaciones consecutivas que, desde 2007, ha sufrido la entidad.

         El gobernador Granier Melo ha reconocido en diversas ocasiones que el gobierno estatal no tiene dinero para aportar la parte que le corresponde de los recursos que envía el gobierno federal para obras y proyectos en Tabasco, conocido como “paripasos”, que consiste en aportar un peso por cada uno de la Federación. 

         El pasado 10 de diciembre, el secretario de Administración y Finanzas, José Manuel Sáinz Pineda, negó que las finanzas estatales estén en bancarrota y que en 2010 no se avizore un negro panorama financiero. 

“Las finanzas del estado están sanas, son saludables y lo digo categóricamente”, presumió el funcionario al explicar el presupuesto de 29 mil 491 millones de pesos que, inicialmente, ejercerá Tabasco en 2010, el cual sólo aumentó 194 millones respecto al monto inicial de 2009.