Policías en Coatepec exigen aguinaldo y uniformes

miércoles, 30 de diciembre de 2009

JALAPA, Ver., 30 de diciembre (apro).- Alrededor de 50 elementos policiacos del municipio de Coatepec realizaron este miércoles un plantón frente a Palacio de Gobierno, para exigir al gobernador Fidel Herrera Beltrán el pago de su aguinaldo, así como la entrega de uniformes y otros implementos de apoyo a sus labores.

         Los policías municipales acusaron al alcalde de Coatepec, Sergio Ramírez Cabañas, de incumplir no sólo con el pago de aguinaldo, sino también con la prima vacacional y el bono de fin de año establecido dentro del programa federal de Subsidio de Seguridad Municipal.

         Durante la protesta, los uniformados aseguraron que son el cuerpo policiaco “peor pagado” de la entidad, y aprovecharon para exigir también la entrega de uniformes, “pues los que tenemos ya están muy deteriorados y hasta roídos”, afirmaron.

         Asimismo, manifestaron que el alcalde de la localidad se ha negado a atender sus demandas, pues “no nos toma en cuenta ni nos apoya”, y por ello, añadieron, se trasladaron hasta esta ciudad, a fin de ser escuchados por el gobernador y los mandos superiores de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal.

         Según los policías, el bono de fin de año ya fue liquidado en la mayoría de los municipios, pero en el caso de Coatepec “se nos ha retenido esta prestación”, con el argumento de que no les ha llegado ese recurso y por eso las autoridades municipales “no pueden pagarnos”.

         No obstante, el pasado lunes 28, el titular de la SPP estatal, Sergio López Esquer, aseguró que el gobierno veracruzano pagaría con “recursos propios” el bono de fin de año reclamado por las policías intermunicipales y estatales, dado que el dinero del fondo federal del Subsidio para la Seguridad Pública Municipal aún no había sido depositado en las 19 delegaciones de la Policía Estatal y las cuatro coordinaciones de la Policía Intermunicipal.

         En su protesta, los quejosos informaron que carecen de una oficina para la comandancia policiaca y laboran en un espacio muy reducido del propio palacio municipal, en condiciones muy precarias, donde hombres y mujeres comparten un solo sanitario. Y también se quejaron del bajo salario que perciben (4 mil 100 pesos al mes).

         Tras los reclamos, los inconformes fueron recibidos por funcionarios menores, debido a que el gobernador Fidel Herrera “no se encontraba en la ciudad”, y les ofrecieron liquidar sus prestaciones a más tardar el 11 de enero próximo.