Nuevo zafarrancho en el Congreso de Veracruz

lunes, 7 de diciembre de 2009

JALAPA, Ver., 7 de diciembre (apro).- Personal de seguridad del Congreso del estado y un grupo de defraudados por la compañía financiera de ahorro popular Coofia se enfrentaron a golpes en plena comparecencia del procurador general de Justicia de la entidad, Salvador Mikel Herrera.
    El enfrentamiento se suscitó cuando elementos de seguridad impidieron el acceso a los defraudados, quienes, desesperados por la falta de resultados a las denuncias penales interpuestas contra los directivos de Coofia, pretendieron encarar al funcionario estatal.
    Desde temprana hora, alrededor de un centenar de defraudados por la empresa de origen poblano que se declaró en quiebra y dejó de cumplir con los pagos de los ahorradores, se apostaron a la entrada del Palacio Legislativo con pancartas y un sonido auto parlante.
    Al arribo del funcionario estatal, los defraudados intentaron ingresar también al Palacio Legislativo, acceso que les fue impedido por el fuerte dispositivo de seguridad que acompañó a Mikel Rivera y que resguardaba ya el inmueble oficial.
    Enojados, los inconformes, entre a gritos, insultos y empujones, azotaron la reja de entrada y muchos de los carteles que portaban quedaron tirados en la calle.
En los carteles, los inconformes denunciaban que en dicho fraude estarían involucrados funcionarios del gobierno estatal, ya que habrían sido beneficiados con préstamos millonarios por la empresa poblana.
    La gritería se intensificó debido a que algunos de los inconformes lograron penetrar el primer cerco de seguridad; el recinto legislativo donde ya se encontraba el titular de la PGJ prácticamente fue blindado por los guardias vestidos de civil. Nadie podía entrar ni salir.
    El panista Antonio Remes Ojeda salió en apoyo de los inconformes para que se les permitiera el acceso; el legislador quitó por la fuerza los candados de la reja. En respuesta, fue golpeado y empujado por los guardias.
    La intervención del panista motivo más jaloneos, golpes y patadas entre los manifestantes y los elementos de seguridad, quienes incluso, trataron de impedir posteriormente que el diputado panista ingresara al salón de plenos; pero éste, a empujones y entre airadas protestas logró ingresar.
    El legislador lamentó que el presidente de la Junta de Coordinación Política, el priista Fernando González Arroyo, ordenará cerrar todos los accesos del recinto legislativo para evitar las manifestaciones de protesta en la comparecencia de Mikel Rivera.
    “Es absurdo, porque cualquier persona tiene el derecho de manifestarse; me lastimaron la mano, me impidieron el paso al recinto por el simple hecho de apoyar a estas personas, y hasta me golpearon. Ojalá todo haya sido captado por los medios para que vean el grado de complicidad de los funcionarios estatales”, se quejó el panista.
    Tras el zafarrancho, la comparecencia del procurador del estado se desarrolló a puertas cerradas, lo que motivó que muchos invitados, reporteros y los propios inconformes se quedaran afuera del recinto legislativo, éstos últimos no cesaron de lanzar consignas por haberles impedido su derecho a manifestarse.
    Finalmente, se calmaron los ánimos luego que el presidente de la Comisión de Procuración de Justicia del Congreso local, el convergente Sergio Vaca Betancourt, se comprometiera a dialogar directamente con el grupo de inconformes al término de la comparecencia,
    Diana Coq Toscanini, una de las defraudadas, explicó que hace dos meses tuvieron una reunión con el gobernador Fidel Herrera, quien se comprometió a nombrar un fiscal especial para investigar el caso y a realizar una auditoría a la empresa.
    Refirió que hay cerca de 10 mil afectados en, por lo menos, diez municipios, pero en el caso de Jalapa, “hay pocas denuncias penales, ya que algunos secretarios de despacho tienen inversiones en la financiera, por eso es que se están retrasando las investigaciones para que no salga a la luz pública”.  

Comentarios