Exprocurador de Tabasco denuncia maniobras para incriminarlo con el narco

jueves, 12 de febrero de 2009 · 01:00
VILLAHERMOSA, Tab , 12 de febrero (apro)-  El exprocurador de la entidad, Gustavo Rosario Torres, denunció este jueves que la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE) y la SIEDO buscan a toda costa relacionarlo con la delincuencia organizada
Dijo que policías ministeriales arraigados son presionados para que declaren en su contra
En un noticiero radiofónico, el exfuncionario afirmó que las grabaciones dadas a conocer en agosto del año pasado, con supuestas conversaciones para la compra de droga, en las que él participa, "son un burdo montaje"
A partir de ese hecho, dijo, la PGJE y la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) han querido involucrarlo con el narcotráfico, y es por ello ?agregó? que el actual procurador, Rafael Gónzález Lastra, viaja frecuentemente a la Ciudad de México, donde se reúne con policías ministeriales arraigados, a quienes presiona para que firmen declaraciones que lo impliquen con el crimen organizado
Precisó: "Todo esto es una maquinación del secretario de gobierno Humberto Mayans Canabal, quien encabeza una red de espionaje y quiere derrocar al gobernador Andrés Granier con este tipo de tramas"  
Prueba de ello, dijo, es una plática que a fines del año pasado sostuvo con el director de Imagen y Publicidad Gubernamental, Rigoberto Navarro Cárdenas, cuando coincidieron en el aeropuerto de Villahermosa
De acuerdo con Rosario Torres, navarro Cárdenas le comentó que Granier Melo le había encargado analizar las grabaciones mencionadas y concluyó que era un montaje de "parbulito", una "edición editada", "mal hecha"
Así mismo, mencionó que el director de Imagen y Publicidad Gubernamental también le confesó que el "yunquista" Manuel Velasco Arzac fue traído a Tabasco, en 2006, por Mayans Canabal y el empresario Ignacio Cobo, para manejar "la campaña negra" contra Andrés Manuel López Obrador   
En la radio, el exprocurador señaló que Velasco Arzac y el presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública, José Antonio Ortega Sánchez, presentaron en el Distrito Federal, en agosto de 2008, dos grabaciones con supuestas conversaciones suyas y del subprocurador, Alejandro Álvarez Gutiérrez, con el abogado Francisco Javier Estrada Sánchez, presuntamente para comprar un cargamento de cocaína
Al escuchar la información que ofrecía el extitular de la PGJE, Rigoberto Navarro Cárdenas se comunicó a la radiodifusora y rechazó la supuesta confesión de la que habló Rosario Torres
Afirmó que el exprocurador faltaba a la verdad, que él no conocía a Velasco Arzac y que nunca se le contrató para la campaña electoral del actual gobernador
"Eso es falso y desmiento categóricamente también que el gobernador me ordenara un estudio de las grabaciones y que le dijera (al exprocurador) que era una edición editada", dijo
Por su parte, el procurador González Lastra también rechazó las imputaciones de su antecesor en el cargo y advirtió que no permitirá que a la PGJE se le involucre en "dimes y diretes" y acusaciones "fantansiosas"
Aclaró que, efectivamente, viaja a la Ciudad de México para tratar asuntos propios de la PGJE con la PGR y otras dependencias federales, y que sobre las supuestas grabaciones que implican al exprocurador sólo sabe que continúan las investigaciones en la SIEDO, por pláticas que le ha hecho el mismo subprocurador Alejandro Álvarez
Así mismo, consideró que las grabaciones son "una patraña" para implicar a los dos exfuncionarios, pero el caso está en manos de la PGR
En tanto, el secretario de gobierno, Humberto Mayans, lamentó el nivel de "primitivismo" del ex procurador y sostuvo:
"Nunca he cruzado una palabra con él (con Velasco Arzac) Nunca lo invitamos a la campaña Lo niego rotundamente, es una mentira del licenciado Rosario Torres"
Además, negó tener una red de espionaje, y refirió que ante acusaciones similares del alcalde del municipio de Centro, Evaristo Hernández Cruz, abrió las puertas de su casa para que periodistas radiofónicos constataran que ahí no es ningún centro de espionaje y que sólo cuenta con cuatro agentes de seguridad
En días pasados, Hernández Cruz denunció que desde la casa del secretario de gobierno se espiaba "a todo mundo" y que por ello resguardaban el domicilio "más de 150" elementos de seguridad pública
 
 

Comentarios