Sabines pide perdón a familiares de joven asesinado hace 18 años

jueves, 5 de marzo de 2009
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis , 5 de marzo (apro)- El gobernador Juan Sabines Guerrero pidió hoy "perdón"  familiares de José Iván Correa Arévalo, un joven de 17 años de edad que fue asesinado y cuyo caso nunca se investigó
 "El Estado pide disculpas públicas a los familiares por el daño ocasionado ante la falta de investigación conclusiva en todos estos años, el trato negligente dispensado por las autoridades encargadas de investigarlos y las violaciones al debido proceso, todo lo cual se ha traducido en impunidad, denegación de justicia y verdad, violaciones a derechos humanos de la familia Correa Arévalo", dijo Sabines
         La ceremonia se realizó gracias a una "solución amistosa" entre el gobierno del estado y los padres de la víctima,Juan Ignacio Correa López y Blanca Nieves Arévalo El acuerdo fue avalado por representantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)
Además del "perdón público", los padres de José Iván recibieron una indemnización de 600 mil pesos, una casa de interés social y su afiliación al seguro popular
         El 28 de mayo de 1991, cuando estudiaba el segundo año en el Colegio de Bachilleres de Chiapas (Cobach), José Iván Correa Arévalo fue ejecutado de un tiro en la sien El padre del joven asesinado responsabilizó de ese crimen a los estudiantes Rolando Vargas Pérez, Vicente Ardines Domínguez y William Sánchez Mandujano Sin embargo, éstos nunca fueron enjuiciados y pudieron evadir la justicia porque "traficaron influencias" en la esfera política local, ha denunciado durante 18 años Juan Ignacio Correa
Correa Arévalo se erigió como "líder" estudiantil en el interior de su colegio cuando los alumnos reclamaron cambio de directivos del plantel
El mismo día del asesinato se inició la averiguación previa 2062/ZC/91 en la Procuraduría General de Justicia de Chiapas, la cual continuó abierta Sin embargo, para la Comisión Mexicana para la Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMPDDH), evidenció "falta de determinación ministerial conclusiva que impulsara el procesamiento penal judicial y brindara justicia" a los familiares de José Iván
Con la ayuda de la CMDPDH el reclamo de justicia del padre del joven asesinado agotó todas las instancias locales y nacionales En octubre del 2007 llevó el caso a la CIDH, en Washington, donde el organismo le asignó el número 12642, en el que se juzgaba al Estado mexicano por la denegación de justicia a los ofendidos
El acuerdo de "solución amistosa" implica que la autoridad responsable ?en este caso el gobernador-- pide un perdón público y reconoce la responsabilidad del Estado en la denegación de justicia; asume el compromiso de que se investigará y castigará a los responsables, y finalmente indemniza o repara el daño mediante una compensación económica
Esta no es la primera vez que Sabines Guerrero pide perdón públicamente y reconoce la responsabilidad del gobierno estatal en violaciones graves a los derechos humanos, ya en el 2007 lo hizo por la ejecución extrajudicial del campesino Reyes Penagos Martínez, ocurrida en septiembre de 1995 a manos de policías judiciales de Chiapas
Los padres del joven José Iván Correa Arévalo llegaron acompañados de una docena de excompañeros de aula del estudiante, los mismos que hace 18 años salieron a las calles y organizaron protestas para exigir al gobierno de aquel entonces --el de Patrocinio González Garrido-- aclarar el crimen, cometido presuntamente por hijos de prominentes familias que traficaron con influencias para evadir la acción de la justicia
El padre del joven asesinado Juan Ignacio Correa López pasó 18 años esperando el día en que el Estado asumiera su responsabilidad y se comprometiera a impartir la justicia que le negaron una docena de procuradores y ocho gobernadores, desde Patrocinio González Garrido hasta Pablo Salazar Mendiguchía

Comentarios