Alcalde de Guadalajara despide a 700 trabajadores

jueves, 14 de enero de 2010

GUADALAJARA, Jal., 14 de enero (apro).- Ante el inminente despido de unos 700 empleados municipales por instrucciones de la administración encabezada por el priísta Jorge Aristóteles Sandoval, regidores del PAN y PRI se enfrascaron hoy en disputa verbal durante la sesión de cabildo del ayuntamiento de esta ciudad.
           El regidor panista, Sergio Ricardo Sánchez Villarruel argumentó que los despidos generarán demandas laborales, y señaló que si el Tribunal de Arbitraje y Escalafón les da la razón, el municipio tendrá la obligación de reinstalarlos o indemnizarlos, con lo que aumentaría el gasto del erario público y la nómina.
         La propuesta fue rechazada por los 13 regidores del PRI y el del PVEM, y respaldada por los siete panistas.
          Como argumento para votar en contra de la propuesta, la fracción del PRI, en voz de Javier Galván, afirmó que en el último trienio de la administración panista, el monto de los sueldos del personal eventual pasó de 52 a 86 millones de pesos.
          Dijo que de las 11,700 plazas registradas, 10,100 corresponden a sueldos por debajo de los cuatro mil pesos mensuales, en tanto que existen 600 plazas con percepciones que van de los ocho mil a 120 mil pesos.
          Galván dijo que antes de las elecciones internas del PAN, la plantilla laboral creció considerablemente, al grado de tener dos mil militantes en nómina.  
         “A cada grupo del entonces gobierno panista había que darle acomodo, creando direcciones generales ad-hoc con sueldos estratosféricos para acomodar a los cuates del regidor o del presidente”, dijo, y señaló que el entonces director General de Educación, José Cabello Gil, recibía un sueldo tres veces mayor “que sus segundos colaboradores”.
           Por su parte, la panista, Norma Angélica Aguirre afirmó que no buscan solapar las irregularidades de la pasada administración, sino que haya “respeto a los derechos humanos de los empleados”, a los que se les impidió la entrada a sus oficinas y se les amenazó con la fuerza pública.
          Antes de concluir la sesión, Aristóteles Sandoval dijo que existe el compromiso de “dar un trato digno a las personas”.

Comentarios