Acusan a Sabines de fabricar culpables en asesinato de líder antiminero

viernes, 15 de enero de 2010

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., 15 de enero (apro).- El gobierno de Juan Sabines busca exculpar a la minera canadiense Blackfire al acusar al exdiputado federal priista, Walter León Montoya, del crimen contra Mariano Abarca Roblero, líder del movimiento antiminero en Chicomuselo, aseguró este viernes la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA) en Chiapas.
En un comunicado, la organización señaló que no hay evidencias de que el exdiputado esté ligado al crimen de Abarca, acribillado a tiros el pasado 27 de noviembre.
León Montoya, delegado estatal de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar) y  líder de la Organización de Transportistas de Chiapas (Otrach), fue detenido el pasado miércoles 13, acusado por la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE) de ser el responsable del asesinato del líder del movimiento antiminero.
Sin embargo, la REMA señaló que la presunción sobre la autoría intelectual de León Montoya en el asesinato de Mariano Abarca Roblero “es una estrategia de venganzas políticas”.
Y es que en octubre del año pasado, el delegado de la Canacar en la entidad exigió el desafuero y juicio político contra el gobernador Juan Sabines y los 40 diputados locales, por haber reformado la Constitución política local y cancelar las elecciones para diputados y alcaldes en octubre de 2010.
Además, el exdiputado federal presentó ante el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI una demanda de expulsión contra 14 legisladores de la actual 63 legislatura local.
La REMA, que no exculpó a Walter León Montoya de otras acusaciones que se le imputan, entre ellas estar coludido con empresas extranjeras “para saquear los recursos naturales del estado sin ningún permiso”, manifestó su preocupación ante la posibilidad de que con la captura del exdiputado se proceda a exculpar a la empresa minera canadiense de la responsabilidad que pesa sobre ella en torno del crimen del líder del movimiento antiminero.
Asimismo, mencionó que hay una larga lista de presuntos indiciados en el asesinato, pero ninguno ha sido llamado a comparecer, entre ellos el alcalde Julio César Velázquez Calderón y el gerente de relaciones públicas de Blackfire, Luis Antonio Flores Villatoro.

Comentarios