Resolución judicial contra la presa El Zapotillo

miércoles, 20 de enero de 2010

GUADALAJARA, Jal., 20 de enero (apro).- La Quinta Sala Unitaria del Tribunal Administrativo de Jalisco otorgó una suspensión para que se detenga la consulta sobre el Plan de Desarrollo Urbano, con lo que se suma un obstáculo más al polémico proyecto de la Presa del Zapotillo, que inundaría tres poblaciones de la entidad.

            Habitantes de Temacapulín, una de las comunidades que sería inundada con la construcción de la presa, confirmaron al reportero sobre la resolución judicial que detiene la consulta pública del Proyecto de Plan de Desarrollo Urbano relativo a esta presa, además de la aprobación del proyecto. Esta suspensión es provisional, y dará tiempo a los activistas y vecinos afectados, pues el proceso de reubicación debe parar hasta que se dicte sentencia.

            Se trata del juicio V-319/2009, promovido el 11 de diciembre de 2009 por vecinos de Temacapulín, y en el que se demanda al secretario de Desarrollo Urbano de Jalisco, Sergio Carmona Ruvalcaba, y al director de la Comisión Estatal del Agua, César Coll Carabias. Los demandantes alegan que no se han cumplido los requisitos internacionales para reubicaciones de pueblos. Al no existir legislación nacional, las autoridades deberían apegarse a las reglas mundiales, pero no ha sido así, pues jamás se consultó a los moradores, ni hubo derecho de audiencia, según señala en un comunicado el colectivo COA, grupo de activistas que asesora legalmente a los afectados.

            María Alcaraz, una de las líderes del poblado confirmó que: “Ayer vinieron los abogados por la tarde, casi noche y nos notificaron de esta suspensión. Nos deja contentos porque esto nos dará tiempo para decidir nuestro siguiente paso legal”.

            La resolución frena la reubicación de las poblaciones que resultarían afectadas: Temacapulín, Acasico y Palmarejo. Por lógica, al detener este proceso, el proyecto, que afectaría 4,500 hectáreas, queda también en suspenso.

            El proyecto de la Presa de El Zapotillo ha tenido una historia tormentosa desde el principio. El embalse, contempla una cortina de 105 metros y un almacenamiento de 911 millones de metros cúbicos. Y a pesar de estar ubicada en Jalisco, proporcionará agua al estado de Guanajuato. Esto, aunado a la eventual destrucción de tres pueblos provocó el repudio social en el estado de Jalisco.

            Además, la licitación se dio entre dudas. El pasado 13 de septiembre, se anunció que La Peninsular,  propiedad de Jorge Hank Rhon, ganó la licitación en sociedad con la constructora española FFC  y el Grupo Hermes, por 2,194 millones de pesos. Esto provocó que Ingenieros Civiles Asociados (ICA) y el grupo Cota se inconformaran ante la Secretaría de la Función Pública (SFP), por presuntas irregularidades en el proceso de licitación. Argumentaron que la propuesta de La Peninsular era 622 millones de pesos más cara.

            El 4 de enero la SFP resolvió y consideró “fundada” la inconformidad de ICA.y anuló el fallo de la licitación. Pero nueve días después, la Conagua anunció la ratificación a favor de La Peninsular y sus asociados.

            La autorización original del proyecto fue para una cortina de 80 metros, y con eso no se afectaría a las comunidades vecinas. Pero las autoridades, decidieron unilateralmente subirla a 150 metros, sin tramitar ningún tipo de permiso ambiental. Tampoco se cuenta con autorización del INAH para derribar las fincas coloniales y los balnearios de aguas termales que atraen miles de visitantes.

            El  proyecto además ha sido criticado por insostenible. Expertos de la Universidad de Guadalajara advierten que la Unesco no recomienda los trasvases de una cuenca a otra. “Estos no deberían ser la primera opción, sino que esto se hace cuando no hay más alternativas. Por eso es incosteable ambientalmente construir la Presa del Zapotillo. Guanajuato recibirá agua limpia y nosotros en Jalisco pagaremos las consecuencias”, señala el experto en temas hidráulicos, José Antonio Gómez Reyna.

            Liborio Saldaña Solís, otro académico universitario califica de “aberrante” el proyecto, pues se secarán seis kilómetros del río verde y se destruirán 4,500 hectáreas de tierras altamente productivas. “Deberían voltear al aprovechamiento del agua pluvial que tanto se desperdicia en León. Esa ciudad tiene 10 puntos de inundación. Esas son mejores opciones tanto para abastecer de agua, salvar a Temacapulín y además terminar con la problemática de inundaciones allá”        

            Y por separado, los expertos en temas hidráulicos, Alfonso Hernández Cendejas, Fausto Romero Torres, Joel Rojas Tamez y Liborio Saldaña Solís ofrecieron una rueda de prensa el 19 de enero para señalar que la mejor opción para sustituir El Zapotillo es el proyecto de la Presa de Atengo, que recibiría 90 millones de metros cúbicos del Río el Salto y el Río Verde, para sumar 9 mil 600 litros por segundo. Así se salvaría el poblado de Temacapulín.