Formal prisión a cuatro policías de NL por fuga de 23 arraigados

jueves, 21 de enero de 2010

MONTERREY, N.L., 21 de enero (apro).- Cuatro policías de Nuevo León serán procesados por la fuga de 23 arraigados que fueron rescatados, en diciembre pasado, por un comando que mató a dos agentes federales, mientras que otros tres agentes quedaron en libertad al no encontrárseles relación con los hechos.
El juez primero de Distrito en Materia Penal dictó auto de formal prisión contra el comandante de Seguridad Pública del estado, Fernando Campos Sánchez, y los agentes rasos, Ricardo Daniel Reséndiz Ruiz y María Guadalupe Medellín de la Rosa. También se le liberó en contra del agente ministerial del estado Benjamín Rodríguez Estrada.
Los cuatro uniformados fueron acusados de los presuntos delitos de ejercicio indebido del servicio público, evasión de presos en su modalidad de personas privadas de su libertad por la autoridad y homicidio por omisión.
En cambio, la autoridad judicial decretó la libertad por falta de pruebas de los elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones, Juan Carlos Galván Benavides, Mauro Rivera Camacho y Jorge Camacho Montenegro.
Los hechos ocurrieron el 4 de diciembre pasado durante una larga jornada de violencia en Nuevo León, que dejó como saldo un total de 13 personas muertas. Ese día, a las 13:00 horas, elementos de la Marina chocaron con pistoleros del cártel del Golfo en el municipio de Juárez. En la refriega pereció Ricardo Almanza, El Gori 1, identificado como líder de Los Zetas en la región.
Horas después, en respuesta al ataque, una célula de la misma organización criminal tomó venganza: A las 4 de la tarde unos 15 hombres armados irrumpieron en la casa de arraigo de la Procuraduría Estatal, ubicada en el municipio de Escobedo. Asesinaron en el lugar a los agentes de la Policía Federal, Roberto González Barco y Ricardo Domínguez Mota.
De ahí se llevaron a 23 delincuentes, entre los que se encontraba el líder Zeta Juan Carlos Martínez Hernández, alias El Camaleón.
Los demás agentes estatales que se encontraban en el lugar fueron desarmados y no opusieron resistencia.
El juez determinó que los cuatro que son ahora procesados incumplieron con su labor de custodios.

Comentarios