Alcalde de Cancún insiste en no pagar al programa de rehabilitación de playas

lunes, 4 de enero de 2010

CANCÚN, Q. Roo, 4 de enero (apro).- El Programa de Rehabilitación de Playas, en el que se invierten casi mil millones de pesos, cayó en un nuevo bache ante la reticencia del alcalde de Benito Juárez, Gregorio Sánchez Martínez, de aportar los 230 millones de pesos que le tocan a ese ayuntamiento para terminar los trabajos en Cancún.

         El pasado 31 de diciembre, la Secretaría de Turismo (Sectur), que preside el Fideicomiso para la Recuperación de Playas, anunció la suspensión de los trabajos, debido a que el alcalde retrasó la firma para el crédito que autorizó Banobras.

En respuesta, Sánchez Martínez calificó la amenaza como “una farsa”, ya que al concluir el asueto de fin de año, los trabajos se reanudaron.  

         El Fideicomiso programó para este martes una reunión entre todas sus partes –Sectur, gobierno del estado, ayuntamientos de Benito Juárez y Solidaridad– para definir el futuro de los trabajos para la rehabilitación de playas en Cancún y Playa del Carmen.  

         Sin embargo, Sánchez Martínez condicionó el endeudamiento de Cancún con Banobras a que el Fideicomiso le presente el programa de mantenimiento para las playas rehabilitadas y la contratación de un seguro, ante la posibilidad de que el mar vuelva a devorar la arena recuperada.

         Advirtió que de otro modo no arriesgará los 230 millones de pesos que le toca aportar al ayuntamiento que preside.

         “Yo ya dije que el 15 de enero, a la una de la tarde, firmo. No hay vuelta de hoja y también vamos a dejar en claro, durante la reunión de mañana, la postura del ayuntamiento, porque yo no voy a permitir que me difamen, pero además quiero que me digan cuál va a ser el programa de mantenimiento que al día de hoy no nos han presentado”, sostuvo.

         El alcalde recalcó que pese a que de los casi mil millones de pesos del proyecto se apartaron 200 millones para el aspecto del mantenimiento en la próxima década, hasta ahora nadie sabe en qué consiste y quien será el responsable de manejar ese recurso.

         Ante la embestida de la Sectur y del sector hotelero, Sánchez Martínez dijo que si las dragas de la empresa Mexicana de Dragados, filial de la belga Jan de Nul, se retiran, el ayuntamiento de Benito Juárez contratará otra empresa para terminar el relleno de playas de Cancún.

         "Si Sectur está amenazando, le digo a la gente que no se preocupe, el municipio puede hacer la obra aparte sin ningún problema y todo solucionado. Soy gente íntegra y de palabra", enfatizó, sin reconocer que el lecho marino de donde se extrae la arena y las playas es de jurisdicción federal.

         Dijo también que "si las dragas se van, hay más, no son las únicas, hablan de un contrato de 230 millones de pesos, estoy seguro que en menos de tres días tengo otras compañías interesadas, y ahí está Dragas Mexicanas, que puede interesarse”.

         Frente a la postura asumida por el alcalde, los hoteleros amenazaron con no pagar el impuesto de la Zona Federal Marítimo Terrestre, un impuesto federal que recauda el ayuntamiento y que se incrementó 25% para cubrir el adeudo que contraería la comuna con Banobras para el proyecto en cuestión.

         “Tendrán que pagar, y con recargos”, advirtió el munícipe.

         Y de nueva cuenta cuestionó el manejo que el secretario de Turismo, Rodolfo Elizondo, ha hecho de los recursos del Fideicomiso, que él preside.

         "Lo maneja una sola persona", dijo, y hasta el momento no ha presentado un programa de mantenimiento para las playas rehabilitadas.

         "Antes del 15 de enero nos tienen que presentar un proyecto de recuperación, porque de lo contrario no firmamos y haremos nuestro propio proyecto de recuperación, porque el municipio decide a quién le da la obra y si licita otra nueva obra, o de forma directa por la premura del tiempo", concluyó.

Comentarios