Insta Lona Reyes a un "diálogo profundo" en el caso de San Juan Copala

lunes, 25 de octubre de 2010

OAXACA, D.F., 25 octubre (apro).- El obispo emérito de Tehuantepec, Arturo Lona Reyes, instó a un diálogo profundo” y a la concertación para resolver la problemática de San Juan Copala.

Durante la misa de cuerpo presente del líder del Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT), Heriberto Pazos Ortiz, ejecutado el sábado pasado, pidió “no pensar en venganzas”, sino en “ayudar a la causa de San Juan Copala. “No se vale ya que siga derramándose sangre de hermanos”.

El cortejo fúnebre de Pazos Ortiz salió de las oficinas del Partido Unidad Popular rumbo al templo del Carmen Alto, distante siete kilómetros. En el recinto religioso, el obispo oficio la misa ante dos mil militantes del MULT, diputados locales y legisladores electos.

Durante el trayecto, los seguidores de Pazos Ortiz gritaron consignas como “Heriberto no murió, el gobierno lo mató”, “¿Qué quiere el MULT para que lo escuche el gobierno asesino?: justicia, justicia, justicia”, “Gobierno asesino, marcaste tu camino”, “Avanzar, avanzar, esto no se va a acabar”, “Heriberto vive, la lucha sigue”, entre otras.

Acompañado de música de banda y de mariachis, cohetones, y consignas, el cuerpo de Heriberto recorrió, como en las marchas políticas, varias calles del Centro Histórico hasta que fue depositado en el panteón general de esta ciudad.

Durante la misa, el obispo emérito de Tehuantepec, citó el pasaje bíblico cuando Dios reprendió a Caín luego de que asesinara a su hermano Abel. “¿Por qué has manchado con sangre de tu hermano la madre tierra que tanto quieren los hermanos indígenas; eso no se vale que pase en San Juan Copala y los alrededores”, dijo.

Al término de la celebración, el clérigo destacó: “Hay que tener un corazón para amar, no para odiar; hay que pensar en los diálogos en los que pensó Heriberto, el diálogo y concertar sin rencores sin odios porque el odio y venganza son señal de un corazón pequeño, mediocre; y Heriberto tenía corazón grande”.

Llamó a los obispos, comunicadores y la sociedad en general a “luchar por la paz de esos pueblos sufriente y que esa paz sea fruto de la justicia y del amor que se hace servicio a los que más lo necesitan”.

Por su parte, el sacerdote Francisco Wilfrido Mayrén Peláez,  conocido como el Padre Uvi, dijo que el derramamiento de sangre no permitirá que Oaxaca viva en paz, pues, afirmó, “la violencia sólo engendra más violencia”.

El dirigente del MULT fue ejecutado la mañana del sábado 23 de octubre en la agencia de Cinco Señores, el cual fue perpetrado supuestamente por dos personas que iban a bordo de una motocicleta.

Comentarios