Condiciona gobierno de Tabasco su regreso a Comité Técnico de Obras Hidráulicas

jueves, 4 de noviembre de 2010

VILLAHERMOSA, Tab., 4 de noviembre (apro).- Un día después de haber anunciado el retiro del gobierno de Tabasco del Comité Técnico de Operación de Obras Hidráulicas Regional (CTOHR), que opera las presas del Alto Grijalva, el gobernador Andrés Granier Melo flexibilizó su postura y dijo que podría reconsiderar su regreso siempre y cuando, advirtió, haya diálogo “de alto nivel” con el gobierno federal.

Además, advirtió que mientras se mantengan al margen del CTOHR, las comisiones Federal de Electricidad (CFE) y Nacional del Agua (Conagua) “serán plenamente responsables de las afectaciones que pueda sufrir Tabasco”.

El mandatario rompió con el CTOHR ante el “mayoriteo” de que –denunció– fue objeto Tabasco ante la decisión de la CFE y la Conagua de anteponer la generación de energía eléctrica en las presas “a la  seguridad del pueblo tabasqueño”.

Y agregó que para considerar la reintegración de Tabasco al Comité, primero deberá existir un diálogo de alto nivel con el gobierno federal para establecer acuerdos “que terminen con la incertidumbre recurrente que aqueja a los tabasqueños desde hace cuatro años, a causa de la operación comercial que existe de las presas”.

Expuso que a partir de los compromisos que puedan pactarse, mismos que deben incluir la conclusión, sin más retrasos, de las obras de protección del Plan Hídrico Integral (PHIT), es urgente también la definición de una política pública real “en la que primero esté la seguridad de las personas, antes que la actividad lucrativa que representa la generación de energía eléctrica”.

El mandatario estatal calificó como “agresión al pueblo de Tabasco” las actuaciones del CTOHR porque, dijo, existe poca seriedad y sus decisiones son muy volátiles, “primero señalando que las presas están a su máxima capacidad y hay que desalojarlas, y a los pocos días expresando que están vacías y que hay que dejar de extraer agua”.

Luego narró que los convocaron a una reunión extraordinaria el domingo anterior y, más que privilegiar el acuerdo para prevenir lo que venía, el frente frío que está afectando a Tabasco,  “lo que nos proponen es dejar de extraer porque estamos desperdiciando el agua, porque no está generando energía. Están perdiendo dinero en sus presas, y nosotros estamos perdiendo nuestro patrimonio, nuestra tranquilidad, hemos perdido todo”, protestó.

Su gobierno, dijo, siempre ha actuado con sensatez, tolerancia y paciencia durante cuatro años, pero “no se puede seguir jugando con una situación tan seria”.

Tabasco, insistió, ya no está dispuesto a seguir esperando que en 2011 ocurra otra inundación por atrasos en obras del PHIT, por lo que urgió a terminar “de una vez por todas” la compuerta de El Macayo, el puente Zapote III, la escotadura que hace falta en las aguas arriba del río Grijalva, así como el desazolve del río Samaria.

Asimismo, reiteró que no está de acuerdo en que se retire la costalería  ubicada en márgenes de los ríos para protección de la población, hasta en tanto no concluya la etapa de peligro, que de manera oficial está marcada para el martes 30.

El mandatario tabasqueño denunció que el interés de la Conagua de retirar la costalería con anticipación se debe a que al bajar el volumen de extracción de las presas, varios bordos comenzarán a caerse, y reveló que incluso “algunos ya están fracturados y se tendrán que reparar, lo que implica que deberán invertirse más recursos”.

En este sentido, exigió al gobierno federal informes sobre qué fue lo que pasó con los 300 millones de pesos destinados para la colocación de  costales de arena.

 “Necesitamos sentarnos con las más altas autoridades de este país, para que podamos tomar una decisión en cuanto a las obras que no se realizaron este año por parte de la Conagua. Hoy se gastaron 300 millones en los muros (de arena), ¿y eso contra qué va? ¿Contra el presupuesto del Plan Hídrico o es el Fonden? Yo quisiera que me lo aclararan también”, concluyó.

Comentarios