Promete Gabino Cué castigo a corruptos; Ebrard, Nava, Ortega, exgobernadores, presentes

miércoles, 1 de diciembre de 2010

OAXACA, Oax., 1 diciembre (apro).- Gabino Cué Monteagudo rindió protesta como gobernador constitucional de Oaxaca y advirtió que no permitirá la impunidad ni se protegerá a delincuentes.

“No habrá protección para quienes, con sus actos, traicionaron la confianza y la voluntad de la gente, desquebrajando así el tejido social del pueblo de Oaxaca”, sentenció.

Sin embargo, aclaró que “será únicamente la ley la que pueda señalar y castigar a los culpables, sin intereses políticos, partidistas o personales”.

En un recinto legislativo cercado por unos cinco mil maestros e integrantes de diversas organizaciones que exigieron “¡justicia!” y “cárcel para Ulises Ruiz”, Cué Monteagudo les respondió que nadie estará por encima de la ley. “Quienes hayan violentado los derechos humanos o ignorado la justicia, tengan por seguro que serán sancionados”, advirtió.

En alusión al priista Ulises Ruiz, quien no acudió a la ceremonia de cambio de gobierno, recordó:

“Oaxaca vivía con miedo…, miedo de un sistema desigual que fomentaba la diferencia y la exclusión…, miedo a una represión continua, a violaciones a los derechos humanos y constantes persecuciones a dirigentes y organizaciones sociales…, miedo que se enraizó al ver la libertad del oaxaqueño manipulada de acuerdo a conveniencias políticas, escalando a conflictos de intereses y discursivas estériles mientras nos dejaban sin poder otorgar una vida digna a nuestros hijos, forzándonos a buscar otras fronteras para encontrarla.”

En presencia del secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora, representante presidencial, Cué agregó que no tolerará actos de corrupción ni permitirá que los funcionarios de su administración se enriquezcan al amparo de la pobreza de la gente. “Hay de aquel que, bajo mi mandato, anteponga su bienestar personal al del pueblo oaxaqueño”, sentenció.

Afuera del recinto, los maestros y demás inconformes bloquearon el crucero que conduce al Recinto Legislativo y arrojaron huevos en los vitrales del edificio.

Mientras los inconformes coreaban consignas como “Zapata Vive, la lucha sigue”, “Sección 22 la única no hay dos”, “ojo por ojo, diente por diente, Ulises asesino la cuenta está pendiente” y “justicia, justicia, justicia”.

De igual forma, militantes del Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT) exigieron el esclarecimiento del homicidio de su dirigente Heriberto Pazos Ortiz, asesinado el pasado 23 de octubre.

Asistieron a la ceremonia los dirigentes nacionales del PAN, PRD, Convergencia y PT: César Nava, Jesús Ortega, Luis Walton y Alejandro González Yáñez, respectivamente. También estuvo el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard Casaubón y la Premio Nobel de la Paz 1992, Rigoberta Menchú, entre otros.

En presencia de los exgobernadores de Oaxaca, Diódoro Carrasco Altamirano, Heladio Ramírez López, Jesús Martínez Álvarez y Pedro Vásquez Colmenares, Gabino Cué se comprometió a ejercer un gobierno con proyecto ciudadano, que no dé cabida al autoritarismo y la opresión; que respete las libertades y derechos humanos de los oaxaqueños, así como las inconformidades colectivas.

Paralelamente, alrededor de 70 mil maestros de la Sección 22 del SNTE realizaron una marcha del monumento a Juárez con destino al zócalo de Oaxaca para fijar su postura con el gobierno de Cué Monteagudo.

“La Sección XXII fija su postura: ningún partido político, ni candidato, ni funcionario, ni gobernante garantiza la estabilidad, mucho menos la solución a la problemática económica, política-social del estado”, señaló por medio de un comunicado difundido durante la manifestación.

Comentarios