Diputada del PRI se inconforma por ratificación del titular del OFS en Tabasco

jueves, 16 de diciembre de 2010

VILLAHERMOSA, Tab., 16 de diciembre (apro).- Los legisladores que ratificaron a José Francisco Rullán Silva como titular del Órgano Superior de Fiscalización (OSF) actuaron “por interés económico”, denunció este jueves la diputada local Lorena Beaurregard de los Santos (PRI).

Si los legisladores, incluidos la mayoría de su partido,  hubieran actuado a conciencia, con responsabilidad y honrando el cargo que los ciudadanos les otorgaron, dijo, Rullán Silva no habría tomado protesta nuevamente como fiscal para los próximos siete años, con los que sumaría 17 en el cargo. 

“Hubo un juego hacia el interior de las bancadas, donde no pensaron realmente en honrar ese cargo que tienen como diputados, prefirieron más bien un interés económico, porque es obvio que lo hubo”, acusó Beaurregard.

En la última sesión ordinaria del segundo periodo de la 60 legislatura, realizada ayer, Rullán Silva volvió a tomar protesta como titular del OSF hasta 2017, luego de que el pasado 17 de noviembre fue ratificado por 17 diputados priistas, cinco del PRD, dos del PAN, uno de Nueva Alianza, uno más del PT y otro del PVEM.

Desde hace diez años, Rullán Silva es uno de los personajes más poderosos del estado, primero desde la titularidad de la Contaduría Mayor de Hacienda, donde permaneció tres años, y luego como primer fiscal del OSF por siete años, desde enero de 2004.

Desde entonces, la oposición lo acusa de fiscalizar con total discrecionalidad “y complicidad” los millonarios presupuestos de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial de los 17 municipios del estado, organismos autónomos y del OSF que él encabeza.

“Él mismo se vigila y no rinde cuentas a nadie”, señaló el coordinador de la bancada perredista, Juan José Martínez, uno de los seis diputados de ese partido que votaron en contra de la ratificación de Rullán.

Durante mucho tiempo, Rullán Silva fue secretario privado del exsubsecretario de Gobernación y ahora senador del PRD, Arturo Núñez Jiménez. Cuando éste buscó la candidatura a la gubernatura por el PRI en el año 2000, se enfrentó al gobernador Roberto Madrazo, quien escogió como abanderado a Manuel Andrade Díaz.

Rullán Silva “traicionó” a Núñez, se sumó a Andrade y como premio fue designado Contador Mayor de Hacienda del Congreso, a partir de enero de 2001.

Luego, en diciembre de 2003, dividió a la bancada perredista y los priistas lo designaron titular del recién creado OSF. Para el nuevo cargo, que empezó a desempeñar por siete años a partir de enero de 2004, tomó protesta ante la Comisión Permanente y no ante el pleno.

Diputados perredistas promovieron en su contra un recurso legal ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación que finalmente no prosperó.

En  los últimos siete años llovieron denuncias de la oposición contra el fiscal del OSF por supuesta “tapadera” de la corrupción de los gobiernos estatales y también por actuar “por consigna” contra ayuntamientos perredistas.

Y es que Rullán es quien decide qué dependencias se fiscalizan y cuales no, además de que participa en eventos de transparencia y viaja a convenciones nacionales e internacionales de fiscalización.

Sin embargo, muchos diputados de oposición que lo cuestionan desconocen sus ingresos por despachar como titular del OSF, así como el número de personal a su servicio. Tampoco saben con qué criterio se contrata a  quienes revisan física y documentalmente obras millonarias.

De acuerdo con la página del Congreso del estado, este año Rullán Silva ha recibido un sueldo neto mensual de 42 mil 695 pesos y otras percepciones por 45 mil 339 pesos.

En el OSF, los subdirectores tienen un sueldo de 25 mil pesos mensuales; los jefes de departamento, de 18 mil pesos; coordinadores, 10 mil; subcoordinadores, 9 mil, y los supervisores de obra, 9 mil pesos, igual que los auditores.

El presupuesto que manejó el OSF en 2010 sumó aproximadamente 60 millones de pesos.

En días recientes, Francisco Rullán Silva se candidateó para buscar la titularidad de la Auditoria Superior de la Federación (ASF), máximo cargo fiscalizador del país, pero no lo consiguió.

El pasado 17 de noviembre, día de la votación para ratificar a Rullán, éste dividió a los perredistas, como lo hizo en 2003, e incluso a los panistas.

El coordinador parlamentario del PAN, Juan Francisco Cáceres de la Fuente, votó en contra, mientras que sus compañeros Javier Calderón Mena y Alberto de la Cruz Pozo sufragaron por la ratificación.

         La decisión incomodó a la diputada priista Lorena Beaurregard de los Santos, que votó en contra, y pidió “oxigenar” al OSF porque no era posible, razonó, que mientras un diputado dura tres años en el cargo, Rullán vaya a permanecer 17 como titular del OSF.

El tema no es poca cosa en Tabasco, ya que cada año el OSF fiscaliza el presupuesto de aproximadamente 35 mil millones de pesos que maneja el gobierno del estado, así como los casi 300 millones que corresponden al Poder Ejecutivo y los 360 millones del Poder Judicial.

También los casi dos mil millones de pesos que maneja cada año el municipio de Centro, asiento de Villahermosa, y los cerca de 6 mil millones de los otros 16 municipios del estado, además de los millonarios recursos que manejan  organismo autónomos como el Instituto y Tribunal Electoral de Tabasco, la Comisión Estatal de Derechos Humanos y la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, entre otros. 

Comentarios