VI informe en Tamaulipas deriva en futurismo priista

miércoles, 8 de diciembre de 2010

CIUDAD VICTORIA, Tamps., 8 de diciembre (apro).- Pese a que la entidad ha vivido este año una de las peores crisis de seguridad en su historia, el mandatario Eugenio Hernández Flores apenas si mencionó este tema al rendir su último informe de gobierno.
En el Polyforum Victoria, donde se desplegó un impresionante operativo de seguridad, Hernández Flores se limitó a reconocer la situación difícil que vivió esta entidad este año y a reiterar su “bienvenida” al Operativo Noreste que, con el apoyo del Ejército, Marina y Policía Federal “refuerzan su presencia en el estado y renuevan nuestra esperanza de revertir el flagelo de la violencia”.
En su discurso ante más de 10 mil asistentes, Hernández Flores insistió en su reclamo de que se esclarezca el asesinato de Rodolfo Torre Cantú, candidato a la gubernatura por el PRI; del diputado local Enrique Blackmore, y de tres integrantes de su escolta, hecho ocurrido el 28 de junio de este año, a una semana de las elecciones locales.
"Exigimos el esclarecimiento de los hechos, que se haga justicia", manifestó el gobernador y advirtió que “seguimos clamando justicia, transparencia y eficacia para que se castigue a los responsables”.
Sostuvo que a lo largo de su administración “fueron tiempos de grandes retos, de aprovechar oportunidades y demostrar el carácter transformador de un estado de avanzada como el nuestro, agregando que estos han sido años de construir, de crear e innovar, pensando siempre en colocar a Tamaulipas a la altura de su gente, de su historia y de hacer de esta entidad un estado más fuerte, justo y competitivo”.
Sin la presencia de un representante del gobierno federal, el evento estuvo más bien centrado en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y sus proyectos para el 2012. Por cierto, la presencia de los gobernadores del Estado de México, Enrique Peña Nieto, y de Coahuila, Humberto Moreira, mereció mayor atención.
De hecho, Hernández Flores usó el acto de despedida para futurismos partidistas, al agradecer al PRI por “la oportunidad que me brindó para representar desde el gobierno sus valores, sus ideales, sus estatutos, sus principios, sus programas, su compromiso con México”, y al priísmo tamaulipeco, “que fue la gran base social con la que goberné a Tamaulipas”.
Luego se dirigió a Jesús Murillo Karam, secretario general del CEN priista, para enviar un mensaje a la dirigente nacional, Beatriz Paredes, de que se sentía orgulloso de su partido, el PRI, “de su historia, de sus triunfos y su experiencia; dígale a nuestra amiga Beatriz Paredes que estamos bien orgullosos del trabajo que ha realizado y que seguimos siendo bien priístas aquí en Tamaulipas”.
De igual forma le dio su respaldo para sus aspiraciones en la próxima dirigencia priísta a Humberto Moreira, gobernador de Coahuila: “Los priístas de Tamaulipas y de México estamos listos para, en unidad, ir por más, unidad que está logrando para dirigir el partido mi amigo Humberto Moreira, a quien le refrendo todo mi apoyo”.
Entrevistado por la prensa local, Moreira aseguró que incluiría a Hernández Flores en su equipo de trabajo, si llega a la dirigencia del PRI.
Además de Peña Nieto, acudieron al acto el gobernador de Chihuahua, César Duarte; el de Nuevo León, Rodrigo Medina; el de San Luis Potosí, Fernando Toranzo, y el de Hidalgo, Miguel Ángel Osorio Chong.
También estuvieron presentes los exgobernadores Enrique Martínez y Martínez, de Coahuila, y el Oaxaca, Ulises Ruiz; además de los exmandatarios de Tamaulipas, Tomás Yarrington, Manuel Cavazos Lerma y Enrique Cárdenas.

mav
-fin de texto-

EOF

Comentarios