Exigen en Jalisco el saneamiento del río Santiago

jueves, 11 de febrero de 2010

GUADALAJARA, Jal., 11 de febrero (apro.-). Decenas de personas salieron este jueves a las calles para recordar al menor Miguel Ángel López Rocha, quien hace dos años murió intoxicado por la contaminación del Río Santiago, y exigieron a las autoridades que cumplan con la promesa de sanear el cauce que, según dijeron, “envenena la vida” de los vecinos del El Salto y Juanacatlán.
Sin embargo, el secretario de Seguridad Pública del estado, Alfonso Petersen, dio a conocer un informe en el que descarta que la contaminación del río sea dañina.
“Vivir junto al río Santiago no representa riesgo adicional. No hay elementos de que esto produzca enfermedad, ni cáncer, ni insuficiencia renal. La gente del río puede vivir tranquila”, señaló Petersen.
Las declaraciones del funcionario estatal causaron el enojo de familiares y amigos de Miguel Ángel, que luego de recorrer la avenida 16 de septiembre arribaron al Congreso local, donde entregaron un pliego petitorio para exigir el saneamiento del río Santiago.
Raúl Muñoz Delgadillo, cabeza del Comité Ciudadano de Defensa Ambiental, afirmó que el secretario de Salud “miente” cuando dice que no hay contaminación en el río. “Y es más doloroso que mienta cuando se cumplen exactamente dos años de que murió el niño Miguel Ángel. Tenemos 728 casos documentados de personas que tienen cáncer de riñón y de piel”.
El estudio que presenta la Secretaría de Salud, añadió, no tiene ningún sustento.
De acuerdo con Petersen, para el estudio que dio a conocer este jueves se realizaron 619 encuestas entre vecinos de la zona de El Salto y Juanacatlán.
Pero Muñoz Delgadillo afirmó que “no hicieron ni análisis de sangre, ni de orina, ni ninguna prueba médica, entonces ese estudio no tiene rigor científico”.
Y agregó: “Invitamos a Petersen para que venga a probar el agua, a ver si no le pasa nada. Y le recuerdo que hay 23 casos de cáncer en la colonia Jardines del Castillo, donde no aplicó sus encuestas”.
La consigna que lanzaban los manifestantes mientras recorrían el centro de Guadalajara fue: “Miguel Ángel no murió, el gobierno lo mató”.
Los inconformes, entre los que se encontraba la abuela de Miguel Ángel, Martina Ruvalcaba, señalaron que el gobierno negó en todo momento que el niño hubiera muerto por intoxicación.
“Ellos dijeron que la causa fue un golpe en la cabeza, al caer al río, pero eso no es cierto. Los doctores le recetaron penicilamina y dimercaprol, que son usados para curar intoxicación por metales pesados”, dijo Muñoz.
La receta, dijo, fue expedida el 27 de enero de 2008 por la Secretaría de Salud de Jalisco, con folio 23523, para el paciente Miguel Ángel López Rocha, que murió el 11 de febrero de ese mismo año.
El informe que hoy dio a conocer la Secretaría de Salud también causó el repudio de José Antonio Gómez Reina, investigador de la Universidad de Guadalajara, quien afirmó que el gobierno de Jalisco no ha cumplido con la instrucción de sanear el agua del río Santiago y, si acaso, “ha concretado el 8% de una recomendación de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, que exhorta a emprender reacciones de emergencia en el cauce”.
Por separado, el presidente de la Comisión de Salud del Congreso Local, José Luis Ocampo de la Torre, dijo que no confiaba en el estudio de la Secretaría de Salud, por lo que pedirá a dependencias federales y privadas realizar otros análisis.

cvb
--fin de texto--

Comentarios