Se oponen en Veracruz a supresión de fondos regionales

jueves, 18 de febrero de 2010

JALAPA, Ver., 18 de febrero (apro).- Comunidades indígenas denunciaron la pretensión del gobierno de Felipe Calderón de suprimir los fondos regionales con los que se financian proyectos productivos para el sector agrícola, pecuario y de servicios.
    El representante de la región de Tres Valles, Manuel García Isidro, explicó que, según las reglas de operación aprobadas este año, se establece que para 2012 dejarán de fluir los recursos para los fondos indígenas.
    En el país, aclaró en entrevista, hay alrededor de 250 fondos regionales, de los que 17 operan en Veracruz, mismo que están legalmente constituidos y financian proyectos productivos en comunidades y pueblos étnicos.
    En este momento, señaló, hay un movimiento en las distintas regiones indígenas del país ante la incertidumbre generada por la cancelación de este programa federal, “ya que en las reglas de operación de este año se señala que, en 2012, el gobierno federal dejará de transferir apoyos económicos a este programa”.
    Al año, detalló, el gobierno federal transfiere apoyos fiscales a los fondos regionales indígenas del país y, aunque son recursos muy limitados, “han servido para financiar proyectos productivos que han sido de beneficio para las comunidades y pueblos”.
    Aunque, aclaró, esas organizaciones también trabajan con recursos propios, el financiamiento otorgado “es una especie de crédito blando que se maneja mediante un fondo revolvente” y les ha sido de mucha utilidad.
    En el macro de un encuentro realizado en el Palacio Legislativo, donde participaron representantes de las regiones indígenas de Uxpanapa, Otontepec, Papantla, Chicontepec, Zongolica y Tres Valles, entre otras, García Isidro subrayó la preocupación que en ese sentido ha surgido entre este sector de la población del país.
    El proyecto, detalló, nació en 1990 con el Programa Nacional de Solidaridad y ahora se le denomina Fondo Regional Indígena, operado por la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), cuyo propósito ha sido transferir a las organizaciones toda la administración, planeación, gestión y recuperación de los proyectos productivos.
    Sin embargo, acusó, actualmente el gobierno federal tiene una “visión empresarial” de este programa, “porque lo está midiendo en base a su rentabilidad económica, sin ver que hay una rentabilidad social y de sustentabilidad ambiental, ya que permite que la gente en las regiones tenga una opción productiva”.
    El gobierno federal, sostuvo, elaboró un diagnostico de ese fondo y, como ya tiene mucho tiempo, “estamos hablando de 19 años, está buscando la manera de finiquitarlo”, acción contraria a la Ley de Desarrollo Social que establece que los programas y proyectos prioritarios para el combate a la pobreza “no pueden siquiera disminuir su presupuesto en un año fiscal”.
    Además, precisó, está actuando contrario a lo establecido en el artículo 2º constitucional, que señala que cualquier programa o proyecto que atañe a los pueblos indígenas debe ser consultado, “pero estas reglas de operación no fueron consultadas, sino que fue una decisión unilateral” de la Secretaría de Hacienda.
    Lo paradójico del asunto, subrayó, es que el gobierno federal pretende desaparecer este tipo de programas cuando aseguró que los recursos derivados del aumento de impuestos y precios de algunos productos “serían destinados para combatir la pobreza, y aquí estamos viendo todo lo contrario”.
    Por esa razón, advirtió, se han llevado a cabo dos reuniones de trabajo con los legisladores de la Comisión de Asuntos Indígenas del Congreso federal, donde se analizó esta situación, y se espera que a más tardar en abril próximo, en un encuentro nacional, se presente una propuesta al gobierno federal para que no desaparezca este programa.
    Si se suprimen estos apoyos, remarcó, se incrementará la pobreza en las regiones indígenas; un caso es Veracruz, que registra los más bajos indicadores de desarrollo humano, y donde la situación se agudizaría, “tomando en cuenta que tenemos 12 pueblos donde habitan cerca de un millón de indígenas”.

Comentarios