Rompe el MOCRI con el gobierno de Sabines

jueves, 11 de marzo de 2010

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., 11 de marzo (apro).- El Movimiento Obrero Campesino Regional Independiente (MOCRI) anunció hoy el rompimiento del diálogo con el gobierno estatal porque en lugar de atender sus demandas sólo han recibido, dijeron, mayor hostigamiento policiaco y judicial.
En un comunicado, el MOCRI explicó que el gobierno de Juan Sabines sólo se ha dedicado a seguir hostigándolos, “buscando golpear y dividir a la organización y, consecuentemente, no hay ninguna disposición real a dar solución a las demandas políticas y sociales”.
La represión, asegura, “se agravó a raíz del saqueo brutal de nuestras oficinas el 7 de abril del 2008, hechos en los que fue secuestrado el compañero Eric Bautista Gómez para después ser calumniado y, bajo delitos totalmente prefabricados, mantenerlo como rehén político del gobierno del estado”.
El caso de Eric Bautista, acusaron los campesinos, ha sido usado constantemente en las reuniones con el gobierno estatal para chantajear a la organización.
La organización sostuvo que el gobierno de Chiapas se ha dedicado a desvirtuar la lucha del MOCRI mediante la calumnia y tergiversación de hechos:
“Nuestro objetivo es contribuir a la democratización de nuestro estado y de nuestra patria, sobre la base de un verdadero desarrollo en todas las esferas de la vida social, respetando la vida, libertad, moral y, sobre todo, los derechos humanos, y ello no será posible sobre la base de agachar la cabeza y aceptar el dominio sádico y ventajoso de quienes creen poseer la fuerza”.
Los labriegos exigieron al gobernador Juan Sabines cese el hostigamiento contra ellos y sus oficinas, así como garantías de seguridad de sus compañeros.
Asimismo, pidieron que sean puestos en libertad los “presos políticos” recluidos en distintos penales del estado, así como la liberación inmediata de Eric Bautista Gómez, “actual rehén del Estado chiapaneco”.
También demandaron una solución justa a las pérdidas ocasionadas por las inundaciones del Grijalva y que se deje de proteger a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).
Por último, reclamaron solución a las familias desplazadas violentamente de la colonia Emiliano Zapata, el pasado 28 de noviembre de 2008, a manos de un “grupo paramilitar”, agresión que contó con el apoyo de la policía sectorial.