Se enfrentan priistas en Chiapas por "imposición" de candidatos

lunes, 22 de marzo de 2010

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., 22 de marzo (apro).- Un enfrentamiento a golpes entre el líder estatal del Movimiento Territorial del PRI en Chiapas, Felipe de Jesús Velasco, y el diputado federal de ese partido, Hernán Orantes López, desató un gresca campal, que terminó con dos descalabrados, saqueo y cristales rotos del edificio sede del Institucional.
     La líder estatal del PRI, Arely Madrid Tovilla fue sacada en medio de un fuerte dispositivo de seguridad implementado por policías estatales, que llegaron al lugar para mediar entre dos grupos antagónicos, que se disputan candidaturas locales para diputados y alcaldes de Chiapas.
     En el marco del proceso de selección de candidatos que contenderán en los comicios locales del próximo 4 de julio, las inconformidades ha resurgido en Chiapas entre los grupos de excluidos del PRI.
     Como muestra, un grupo de priístas, encabezado por los hermanos de la senadora María Elena Orantes, tomaron hoy las oficinas centrales del PRI en esta capital, para exigir a la líder estatal no “imponga” candidatos que “tienen segura la derrota” en la jornada electoral.
     El grupo de inconformes, unos 200 priístas originarios de los municipios de Bochil, Jitotol, Pueblo Nuevo Solistahuacán, Tapilula, Rayón, y otros diez más, llegaron a las oficinas del PRI y se apostaron en las puertas hasta que salió el líder del Movimiento Territorial en Chiapas, Felipe de Jesús Velasco, quien encaró y retó al diputado federal Hernán Orantes López.
     Y es que Orantes López y sus seguidores han impugnado su “imposición” como candidato a diputado local por el Distrito 11, con sede en el municipio de Bochil.
     En  la batalla campal, los priístas abrieron las puertas del edificio a patadas, rompieron cristales y el equipo de cómputo y quemaron muebles y papelería. Además, golpearon a personas que se encontraban en el interior, y a la dirigente estatal, Arely Madrid Tovilla, quien tuvo que salir escoltada por policías estatales.
      El secretario general del PRI en el estado, Aquiles Espinosa, dijo que los inconformes forman parte de un grupo de políticos que quiere mantener el poder en la región norte del estado, y anunció que se presentará una demanda en su contra, por los daños y lesiones causadas.
     Dos empleados, Mirna Pérez Escobar y Cesar Sánchez, fueron hospitalizados debido a los golpes que recibieron.
     Cesar Sánchez, uno de los manifestantes, dijo que están inconformes por la lista de precandidatos a las 118 presidencias municipales y 24 diputaciones locales que se elegirán en los comicios del 4 de julio próximo. Además, acusó a Madrid Tovilla de imponer a los designados.
     En respuesta, Aquiles Espinosa, dijo que ese grupo de priístas intenta mantener el control político en la zona norte del estado, de donde son originarios.
     Explicó que algunos de los políticos que los inconformes abanderan, fueron rechazados para contender en el proceso interno, debido a que cuentan con antecedentes penales, y otros no cumplen con los estatutos del PRI.
          Espinosa  hizo un llamado a las bases priistas a “mantener la calma y participar en el proceso en forma armoniosa”.

Comentarios