Tabasco, sin plan hídrico, denuncia el PRD

jueves, 4 de marzo de 2010

VILLAHERMOSA, Tab., 4 de marzo (apro).- Luego de escuchar las explicaciones de técnicos del Instituto de Ingeniería de la UNAM y funcionarios de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), el diputado perredista Adán Augusto López Hernández quedó convencido de que, a pesar de las promesas oficiales, Tabasco sigue sin contar con un verdadero Plan Hídrico Integral (PHIT).
Y es que, dice, en lugar de despejarse dudas, éstas se acumularon y demostraron que a casi dos años de que el presidente Felipe Calderón anunció la construcción de dicho plan, con una inversión de 9 mil millones de pesos, todavía no hay resultados concretos.
“Se nos dijo que el plan está en elaboración y que la primera etapa del mismo, que corresponde al 2008, no se nos podría proporcionar porque está en corrección, debido a algunas modificaciones ordenadas por la Conagua”, informó.
Y la parte que correspondiente a 2009, “tampoco la tienen todavía terminada, aunque el compromiso del Instituto de Ingeniería es entregar la información cuando se tenga”, agregó.
Manifestó que los especialistas de la UNAM hablaron que el Usumacinta es un río sin control y que ellos hasta el momento “no han podido encontrar un estudio técnico, análisis o dictamen que nos diga qué se va a hacer con el afluente”.
“Dijeron que es imposible controlar las grandes avenidas del Usumacinta en épocas de lluvias, que es un río indomable. Hablaron de las ventanas inacabadas del río, de que hay estaciones de medición de los parámetros de agua que no funcionan, sin que nos hubiesen precisado cuáles”, indicó.
López Hernández insistió en que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) continúe investigando qué pasó con los recursos del Proyecto Integral contra Inundaciones (PICI) que no se aplicaron en 2005 y 2006.
Sin embargo, la Conagua informó en un comunicado que técnicos de la UNAM explicaron ampliamente los alcances del PHIT y respondieron todas las dudas de los diputados federales, en una reunión celebrada en el Instituto de Ingeniería.
    Destaca que los legisladores, encabezados por el priista José Antonio Yasa Bernat, presidente de la Comisión de la Cuenca de los Ríos Grijalva y Usumacinta, así como el perredista Adán Augusto López, recorrieron grandes maquetas en las cuales se simula el comportamiento natural de los ríos para probar y diseñar obras, como los nuevos canales de alivio que ejecutará este año la Conagua.
     El maestro Juan Javier Carrillo Sosa, del Instituto de Ingeniería, destacó la importancia de analizar si en Tabasco en los últimos años aumentó el peligro o la vulnerabilidad ante las inundaciones, por comportamiento de las lluvias y las crecientes o por crecimiento urbano desordenado.
Con apoyo de imágenes de satélite y planos de áreas urbanas, el especialista expuso a los legisladores cómo el crecimiento urbano se orientó hacia zonas vulnerables cercanas a las crecientes de los ríos más caudalosos de México, como son el Grijalva y Usumacinta.
     Resaltó que el PHIT tiene como objetivo disminuir condiciones de riesgo y vulnerabilidad, mediante la construcción de obras de protección contra inundaciones y cambios en las políticas de desarrollo urbano, de uso y conservación del suelo.
     Y que una de las tareas primordiales y urgentes es el establecimiento legal, a escala local, de las zonas que sirven de regulación o amortiguamiento de las crecientes para que no sigan siendo objeto de invasión o urbanización.
Detalló que la falta de vegetación nativa y proliferación de zonas desforestadas son un efecto fundamental a revertir en Tabasco, principalmente en sus zonas serranas.
     En cuanto a Villahermosa, el PHIT propone impulsar un crecimiento vertical más que horizontal, o en su caso el desarrollo de aquellas zonas altas o asentamientos periféricos en áreas exentas del riesgo de afectaciones por inundación.
     Entre las muchas recomendaciones vertidas en el PHIT, está la necesidad de ampliar algunos puentes que atraviesan el río Samaria, ya que actualmente estrangulan al río y provocan el lento desalojo de sus aguas.
     Esa misma condición se ha detectado en el caso de caminos y otras estructuras que dificultan y hacen más lento o de plano incomunican artificialmente sistemas lagunares.
    “El PHIT se está configurando con una visión integral que abarca desde las obras de infraestructura, modificación de la legislación local hasta los planes de emergencia”, puntualizó la Conagua.