Notario y empleado de la Fiscalía apoyaron agresión contra mujer en Chiapas

martes, 9 de marzo de 2010

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., 9 de marzo (apro).- La mujer que acusó al alcalde de Tonalá, Hilario González Vázquez, de ser el autor de la golpiza que recibió la noche del domingo, denunció hoy que el notario público Aarón Cisneros y un funcionario de la Fiscalía chiapaneca participaron en el atentado.
    Postrada en una cama del hospital del ISSSTE de esta ciudad, Carrasco Solís, reveló que el domingo pasado, antes de la agresión que sufrió a mano de “golpeadores” enviados por el alcalde González Vázquez, el notario público y el funcionario de la Fiscalía, a quien identifica sólo como Roberto “N”, intentaron romper allanar por la fuerza el local del negocio de vinos y licores que tiene en Puerto Arista, municipio de Tonalá.
    Agregó que además de que intentaron romper los candados, ambos personajes la retuvieron por la fuerza durante varias horas en el interior de su negocio.
    Reveló que durante el tiempo en que fue privada de su libertad, el notario Aarón Cisneros y Roberto “N” la despojaron de su negocio luego de que no lograran hacerla firmar un documento en el que presuntamente “traspasaba” la negociación. Posteriormente, llegaron los “golpeadores”.
Este martes, Carrasco Solís exigió a la PGJ del estado no encubrir al alcalde que mandó golpearla, aunque admitió que tiene pocas esperanzas de que su denuncia prospere y se cumpla la ley, como presume el gobierno del estado en su campaña en contra de la violencia hacia las mujeres: “En Chiapas los golpeadores de mujeres se van a la cárcel”.
    Asimismo, pidió protección para sus hijos, pues teme que después de que hizo público el atentado que sufrió, el alcalde tome represalias.
    Recordó que el edil presume de sus excelentes relaciones con el titular de la PGJ, Raciel López Salazar, y el gobernador Juan Sabines Guerrero.
    La afectada reiteró que el trasfondo de esta situación es que no cedió a las pretensiones sexuales del alcalde Hilario Francisco González Vázquez, presidente municipal de Tonalá.
    “Al negarme me amenazó que me iba a ir mal, que me iba a cerrar el negocio y me la iba a ver con su gente. Como mi negocio está en regla, mandó poner una patrulla en las afueras del local, me acusó de vender drogas, de ser prostituta, pero no logró comprobarme nada. Entonces mandó cortarme el suministro de electricidad”, señaló la mujer.
“Al intentar defender mis bienes me golpearon brutalmente, y luego me dejaron tirada. Mis vecinos que trajeron a Tuxtla al hospital, pero temo que el alcalde pueda hacerle daño a mis hijos, por eso llame a los medios de comunicación, porque las autoridades no me ayudaron cuando lo pedí”, narró Mercedes Carrasco, mientras convalece en la cama 62 del hospital del ISSSTE.

Comentarios