Denuncian indígenas prozapatistas hostigamiento del grupo paramilitar "El Ejército de Dios"

martes, 20 de abril de 2010

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., 20 de abril (apro).- Indígenas prozapatistas de la comunidad de Mitzitón, en el municipio de San Cristóbal de Las Casas, denunciaron que no sólo son victimas de acoso y hostigamiento por parte de cuerpos policiacos y militares en Chiapas, sino del grupo de choque religioso denominado “Los paramilitares del “Ejército de Dios-Alas de Águila”.
           Las autoridades ejidales de Mitzitón afirmaron que ese grupo, que “recibe la protección del gobierno de Chiapas”, se ha empeñado en provocarlos para que respondan a las agresiones y luego sean los prozapatistas los acusados de instigar a la violencia.
         En un documento, indígenas de Mitziton enumeraron una serie de agravios de los que, dijeron, han sido víctimas este mes. Añadieron que en cada una de estas acciones, son señalados como presuntos responsables los miembros del “Ejército de Dios”, un brazo religioso de corte paramilitar de la Iglesia Alas de Aguilas.
          Afirmaron que los miembros del “Ejército de Dios” en ese pueblo son liderados por Carmen Díaz López, Santos Jiménez Díaz, Francisco Gómez Díaz y Gregorio Gómez Jiménez, y que todos tienen como “el jefe paramilitar” al pastor Esdras Alonzo González.
           Señalaron que los miembros del “Ejército de Dios” han derribado árboles en los alrededores de la comunidad sin la autorización de las autoridades ejidales, lo que es considerado una grave violación al reglamento comunitario y ameritaría la expulsión.
         “Sin embargo, lo hacen para que los expulsemos y al rato nos exhiban como víctimarios, cuando hay un acuerdo de que eso no está permitido”, indicaron.
           “Vemos claramente cómo han venido provocando, molestando y agrediendo a las compañeras y compañeros, sin que el mal gobierno investigue todas las denuncias que hemos hecho”, señala el documento.
           Responsabilizaron al gobierno del estado de cualquier acción violenta que de nueva cuenta podría desatarse en la zona, y llamaron a los organismos de derechos humanos y activistas a ir a esa comunidad para ser testigos de lo que ahí sucede.
          Además, los indígenas demandaron la libertad incondicional de Artemio Díaz Heredia y Manuel Heredia Jiménez.