"Toman" indígenas alcaldía en Chiapas

martes, 11 de mayo de 2010

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., 11 de mayo (apro).- Un numeroso grupo de indígenas tomaron hoy la alcaldía de Venustiano Carranza para exigir la liberación de cuatro de su compañeros presos en el penal de El Amate, acusados de un multihomicidio ocurrido en abril del 2001.

El vocero de la Organización Campesina Emiliano Zapata-Casa del Pueblo (OCEZ-CP), Natividad Bartolomé Martínez, precisó que entre los detenidos se encuentran Ángel Hidalgo Espinosa y los hermanos Mario, Enrique y Jesús Coutiño Morales.

Los cuatro indígenas tzotziles fueron acusados de la muerte de ocho campesinos, ocurrida en abril de 2001.

Las víctimas, de la Alianza San Bartolomé de los Llanos, sostenían una disputa con los comuneros de la OCEZ por la posesión de varias hectáreas de terreno en el municipio de Venustiano Carranza.    

Sin embargo, la única prueba presentada contra los tzotziles fueron los dichos de un presunto testigo, quien dijo haber visto a varios hombres encapuchados perpetrar la matanza, aunque admitió que nunca les vio el rostro a los responsables.

Luego de un largo proceso penal, los campesinos fueron sentenciados, en 2008, a 37 años de prisión.

“Como vimos que jurídicamente no había salida, empezamos a realizar movilizaciones, con el fin de que se revisara el expediente, pero vemos que el gobierno sigue sin escucharnos. Por eso hoy decidimos tomar la presidencia municipal de forma indefinida, a fin de exigir justicia para los presos”, explicó Natividad Hernández.

Por su parte, el Movimiento Campesino Regional Independiente-Coordinadora Nacional Plan de Ayala-Movimiento Nacional (Mocri-CNPA-MN) denunció que sus integrantes presos en varios penales fueron víctimas de amenazas y agresiones.

Los “presos políticos en huelga de hambre”, destacó el Mocri, fueron hostigados, agredidos y encadenados.

En una misiva, el Mocri destaca el caso de Cecilio Montejo Yuca y Miguel Sánchez Méndez, a quienes se les restringió el consumo de agua en el Hospital Vida Mejor de Tuxtla Gutiérrez, como una forma de presión para que desistieran del ayuno.

Otro caso es el de Eric Bautista Gómez, quien fue localizado en los pasillos de urgencias del hospital regional de Tapachula sin haber ingerido agua en un lapso de 24 horas y rodeado de seis custodios.

El ayunante, se denuncia en la carta, exhibía “golpes en espalda, pecho y brazos”.