Diputados del PAN denuncian tortura en Yucatán

viernes, 14 de mayo de 2010

MÉRIDA, Yuc., 14 de mayo (apro).- Legisladores panistas exigieron hoy al procurador general de Justicia del estado, Héctor Cabrera, que “presente” a las siete personas detenidas en días pasados por presuntos delitos electorales, pues aseguraron que “fueron torturadas y golpeadas” para hacerlas confesar supuestos nexos con candidatos del PAN.

Los legisladores hicieron el reclamo en las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia del estado.

El viernes pasado el legislador priista Ismael Peraza fue apaleado por supuestos policías judiciales del estado que le causaron lesiones que aún lo mantienen internado en un hospital. El legislador, considerado disidente dentro de su partido, responsabilizó del ataque a la gobernadora Ivonne Ortega Pacheco y al procurador, excuñado de la primera.

Al día siguiente, la policía estatal detuvo en Komchén a siete personas que viajaban en un vehículo con las mismas placas del auto que habían utilizado los agresores del diputado priista. El día de su detención fueron presentadas como un supuesto grupo de choque al servicio del PAN que llegó de otros estados con la misión de “reventar” las elecciones.

Según la Procuraduría, el grupo confesó sus nexos con Alejandro Montoya, exdirigente estatal del PAN y actual coordinador de campaña de la candidata panista a la alcaldía de Mérida, Beatriz Zavala Peniche.

Esta tarde, el grupo de legisladores federales y locales acudió a la procuraduría para exigir la presentación de los detenidos.     

“Venimos a exigir al procurador que ponga a la vista a estas personas a quienes, aparentemente, les han arrancado a punta de golpes las declaraciones que se han dado a conocer a la prensa; y que se les presente públicamente para que quede claro cómo la procuraduría obtiene las confesiones y continúa con la fabricación de pruebas que buscan tender una cortina de humo al proceso electoral”, dijo el senador Hugo Laviada Molina, quien encabezaba a los legisladores.

Añadió que tiene información de que a esas personas se les fabricaron pruebas, y fueron torturadas y brutalmente golpeadas.

Acompañado de los diputados Patricia Gamboa Wong, Daniel Ávila Ruiz, Rosa Adriana Díaz Lizama --secretaria de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados--; y Mary Yoly Valencia Vales, el senador panista destacó que la Procuraduría local no ha dado fe ministerial de que los detenidos se encuentran bien y sin golpes.

Dijeron que obra en poder de los legisladores una constancia suscrita por la actuaria judicial del Juzgado Segundo de Distrito, con sede en Mérida, Margarita Alcocer Díaz, quien tuvo a la vista a los detenidos en la casa de arraigo de la PGJ.

“Nosotros tenemos el derecho de verlos en una presentación para asegurarnos de que estén bien y sin golpes. Sin embargo, el procurador no los presenta y tampoco da la cara para explicar este caso”, afirmó Laviada.

Más tarde se presentaron en la Comisión Estatal de Derechos Humanos (Codhey) para presentar una queja por tortura basada en la citada fe ministerial del Juzgado Segundo de Distrito, según la cual, los inculpados presentan huellas de golpes y torturas, en particular uno de ellos, quien tiene lesiones serias en genitales y el recto, además de contusiones en diversas partes del cuerpo.

A su vez, la diputada Díaz Lizama adelantó que llevará las evidencias de tortura ante la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, de la que ella es secretaria, y luego a la CNDH que encabeza Raúl Plascencia.

“Esperamos que nos enseñen a las personas, de no ser así vamos a tener que actuar no sólo como legisladores federales, sino como ciudadanos y esto no va a quedar impune”, agregó.

“Si es posible vamos a hacer plantones para que nos enseñen a los presuntos inculpados; no puede ser que en este país y este habiendo tortura, cuando a nivel nacional estamos creando leyes para que esto ya no se dé”, advirtió.