Perredistas inconformes agreden a su líder en Tabasco

miércoles, 23 de junio de 2010

VILLAHERMOSA, Tab., 23 de junio (apro).- Perredistas inconformes, encabezados por el exdiputado local Alipio Ovando, agredieron al dirigente estatal de ese partido, Javier May Rodríguez, quien resultó lesionado de un ojo al recibir un puñetazo.

Los hechos ocurrieron en la sede estatal del PRD hasta donde llegaron unos cien militantes del municipio de Comalcalco, para reclamar airadamente a May Rodríguez que sólo esté reafiliando a miembros de su grupo político en esa localidad, excluyendo a seguidores de otras corrientes internas, entre ellos a los simpatizantes del exdiputado Ovando.

Los inconformes coparon la oficina de May, quien trató de huir pero fue interceptado y luego se inició una fuerte discusión entre el dirigente estatal y el exdiputado Ovando.

May Rodríguez, quien en octubre pasado perdió la alcaldía de Comalcalco ante el PRI luego de la fuerte división perredista que provocó al tratar de imponer como sucesor a su extesorero Óscar Rosado, pese a que Ovando tenía mayor simpatía entre el electorado, encaró a los inconformes y los tachó de “provocadores” al servicio del gobierno del estado.

Acusó al exdiputado Ovando de hacer “el trabajo sucio” al secretario de Gobierno, Humberto Mayans, para desestabilizar el PRD, y aquél le echó en cara que haya puesto “un candidato débil” para perder la presidencia municipal de Comalcalco en los comicios de octubre pasado, así como tener “gente de confianza” cobrando en las alcaldías de Paraíso y Cunduacán que gobierna el mismo partido.

La discusión subió de tono y May Rodríguez replicó al exlegislador que se perdió Comalcalco porque él operó en contra del PRD y se “vendió” al gobierno priista de Andrés Granier Melo.

Finalmente, entre empujones, el dirigente estatal perredista se abrió paso entre los inconformes y, al tratar de huir, recibió un fuerte puñetazo en el ojo izquierdo.

Fuera del edificio, May Rodríguez reiteró que todo fue una “provocación” del gobierno del estado, porque todos saben, acusó, que Ovando es un operador de Mayans, y que la mayoría de sus simpatizantes cobran en el ayuntamiento priista de Comalcalco, el cual gobernó hasta diciembre pasado.

Denunció que todo estuvo “bien armado” para desalentar la marcha perredista del próximo domingo para protestar contra el gobierno de Granier Melo.