Conagua: "se redujo a cero" el riesgo de inundación en Villahermosa

miércoles, 9 de junio de 2010

VILLAHERMOSA, Tab., 9 de junio (apro).- La Comisión Nacional del Agua (Conagua) aseguró que con más de 37 mil metros de bordos y muros construidos dentro del Plan Hídrico Integral de Tabasco (PHIT), que este año invierte mil 621 millones de pesos, “prácticamente se redujo a cero” el riesgo de inundaciones en Villahermosa similares a las de finales de 2007.

El delegado de la Conagua, Jorge Octavio Mijangos, informó que, en el caso de Villahermosa, se planteó protegerla con la construcción de 37 mil 435 metros de bordos y muros, de los que solamente resta un tramo de mil 762 metros, equivalente a 4.72% del total programado.

Explicó que otras acciones a desarrollar dentro del PHIT en 2010 incluyen el desazolve de un tramo de casi cinco kilómetros del río Samaria y de 82.4 kilómetros de drenes ubicados en poblados de La Chontalpa, afectados severamente en la inundación del año pasado, así como la rehabilitación y sobrelevación de los bordos derecho e izquierdo de los ríos Mezcalapa y Samaria en una longitud de 144 kilómetros.

A la par, se avanzará en la construcción de la margen derecha de la estructura de control de El Macayo, así como en la escotadura, bordo y puente de la ranchería Sabanilla; rehabilitación de compuertas de la ciudad de Villahermosa; cauce de alivio de la laguna de Los Zapotes a la laguna Don Julián; cierre de ventanas; delimitación de zonas federales en las márgenes de ríos y lagunas de Tabasco, y 40 estudios y proyectos para la construcción de obras en 2010 y 2011.

Especificó que de la inversión prevista en el PHIT para 2010, de mil 621 millones de pesos, unos 928 millones se aplican en obras; 149.6 millones en proyectos; 122 millones en convenios con diversas universidades; 62.58 millones en acciones de supervisión, y 245 millones al rubro de indemnizaciones, entre otros.

En rueda de prensa, acompañado de funcionarios estatales, el delegado de la Conagua dijo que entre los objetivos del PHIT, programado para concluirse en el 2012, no sólo se encuentran obras de protección contra inundaciones, sino también acciones para el manejo integral de cuencas, reordenamiento territorial, desarrollo de capacidades locales y fortalecimiento de sistemas de protección, información geográfica, pronóstico y previsión meteorológica.

Detalló que para cada subregión de Tabasco se desarrolló un concepto integral de acciones y obras, como el caso de La Sierra, donde se prevé mejorar el desalojo de la creciente hacia las zonas de inundación natural que, junto con los muros y bordos, evitarán afectaciones en Villahermosa y la zona conurbada.

Expuso que los cinco municipios que comprenden la zona de Los Ríos (Tenosique, Balancán, Emiliano Zapata, Jonuta y Centla), afectados severamente en 2008, serán resguardadas por 10 mil 291 metros de bordos y muros.

Los municipios de La Chontalpa (Cárdenas, Huimanguillo, Jalpa, Nacajuca, Comalcalco, Paraíso y Cunduacán), serán protegidos por la estructura de control de El Macayo, así como con el desazolve del río Samaria, y drenes y sobrelevación de bordos.

Resumió que hasta el día de hoy se han construido 66.44 kilómetros de bordos y muros contra inundaciones; 64 protecciones marginales en los ríos Grijalva, Carrizal y Mezcalapa, y 127 kilómetros de desazolve de drenes y cauces existentes en municipios como Cárdenas, Huimanguillo, Jalpa y Nacajuca.

El secretario de Asentamientos y Obras Públicas (SAOP), Héctor López Peralta, informó por su parte que, de 2008 a la fecha, el PHIT ha implicado la ejecución de 244 acciones contra inundaciones en todo el estado, con especial atención a los centros donde se concentra el mayor número de población afectada por este tipo de emergencia durante los últimos tres años.

Aseguró que el programa de reubicación avanza de forma adecuada, con el traslado de 844 familias que habitaban en zonas de riesgo de Nacajuca y Villahermosa, particularmente de la colonia Casa Blanca de esta capital.

Por último, dijo que ya se hizo entrega oficial a la Conagua de las zonas expropiadas para arrancar las obras de protección.