Gobierno de Tabasco busca adquirir predios a precio de remate

jueves, 29 de julio de 2010

VILLAHERMOSA, Tab., 29 de julio (apro).- El diputado del PRD, Juan José Peralta Fócil, afirmó que el gobierno del estado pretende pagar en sólo 20% el costo real de las propiedades en la colonia Casa Blanca, por lo que algunas familias se niegan a dejar casas y negocios para que se construya en la zona un bordo de protección que evite inundaciones en esta ciudad.

Dijo que el decreto de expropiación de la administración estatal estableció ese valor fiscal a los terrenos e inmuebles, lo que significa una especie de “remate”.

“Por ello, tiene razón la gente que no quiere irse”, aseguró Peralta Fócil, quien señaló: “En lugar de estar amagando con el uso de la fuerza pública contra quienes no quieren salir, el gobernador Andrés Granier Melo debe ir personalmente a realizar una negociación justa con los residentes”.

 Añadió: “Más que hablar de represión, lo que hace falta es el diálogo”.

Indicó que, “cuando cualquier gobierno da por terminada la búsqueda de acuerdos pacíficos, se entra en signos negativos”.

El pasado viernes, en gira por la colonia Casa Blanca para supervisar la construcción de un bordo para evitar que el río Grijalva inunde Villahermosa como en 2007, Granier Melo advirtió que se acabó “la tolerancia” para los colonos de 10 viviendas y 17 comercios que se resisten abandonar la zona y obstaculizan la conclusión de la estructura de contención.

Granier Melo dijo que se procedería conforme a derecho, de acuerdo con los avalúos y lo que marca el Decreto de Expropiación, a fin de indemnizar y desalojar a quienes no lo hagan por su propia voluntad, ya que “el peligro no es sólo para ellos, sino para casi un millón de habitantes” de Villahermosa.

Por su parte, el titular de la Dirección de Protección Civil del gobierno estatal, Roberto López Romero, insistió que se requieren los terrenos de Casa Blanca ocupados por las familias en “resistencia”, para poder culminar el bordo de protección.

“Se va a aplicar el decreto expropiatorio, después de lo cual las personas tienen 15 días para retirarse del lugar”, advirtió hoy el funcionario, y adelantó que si no hay acuerdos, luego de que se haga efectivo el decreto expropiatorio, el gobierno depositará vía juzgados el pago de indemnizaciones a las familias en resistencia.

Destacó que de los 27 amparos de los inconformes contra el decreto de expropiación, ninguno ha procedido, “lo que demuestra la legalidad del proceso”.

Por su lado, el dirigente estatal del PRI, Adrián Hernández Balboa. respaldó “cualquier acción” que implemente el gobierno del estado, incluso el uso de la fuerza pública, para desalojar a los inconformes de Casa Blanca.

Criticó “la falta de solidaridad” de las familias que rechazan el decreto expropiatario, al recordar que por esa zona entran las aguas del río Grijalva que ha devastado a Villahermosa en años anteriores.

Calificó de “necedad” la postura de quienes se niegan abandonar sus viviendas y negocios, y dijo que desde hace tiempo el gobierno estatal ha tratado de negociar con ellos, pero se niegan abandonar la zona.

“No puede ser que un puñado de familias que se niegan a salir tengan comiéndonos las uñas a miles de personas en Villahermosa”, subrayó.

Desde el año pasado, el gobierno del estado ha reubicado a más de 300 familias de la colonia Casa Blanca que aceptaron el decreto expropiatorio para construir obras de protección en esa zona que eviten inundaciones en esta capital.