Suman seis los muertos por descarrilamiento de tren en Guanajuato

miércoles, 7 de julio de 2010

GUANAJUATO, Gto., 7 de Julio (apro).- Seis muertos dejó en total el descarrilamiento de un tren en el que viajaba un grupo de indocumentados centroamericanos, el pasado domingo 4, en la vía Méxio-Laredo.
De acuerdo con la Procuraduría General de Justicia del estado, cuatro inmigrantes más se encuentran hospitalizados, uno de ellos en estado de coma.
El subprocurador Miguel Ángel Rangel Zendejas informó que otras cinco personas originarias de San Pedro Sula, Honduras, fueron dadas de alta y reportadas al Instituto Nacional de Migración.
En tanto, este miércoles continuaron los trabajos de levantamiento de los furgones y carros-tanque del tren que transportaba combustóleo y se descarriló en la vía México-Laredo, por lo que no se descarta que aparezcan más cuerpos.
De acuerdo con Rangel Zendejas, hasta la mañana de este miércoles fueron localizados seis cuerpos de los indocumentados que viajaban en el tren con rumbo a San Luis Potosí, dos de los cuales fueron trasladados al Servicio Médico Forense (Semefo) de San Miguel de Allende. Los otros cuatro aún continúan entre los vagones y vías que se retiran del sitio del accidente.
El coordinador general de Protección Civil del estado, Luis Antonio Güereca Pérez, informó que la operación se ha prolongado por las lluvias y el riesgo de deslave de los cerros que rodean la zona donde ocurrió el accidente.
Y precisó que además del retiro de dos plataformas y dos máquinas del ferrocarril de carga que siguen sobre las vías, también se trabaja en la contención del derrame de combustible que ya afectó los ríos de La Pitaya y Atotonilco.
    Hasta el momento se desconoce la cantidad de combustible derramado, puesto que la empresa ferroviaria no ha dado a conocer esa información a la coordinación de Protección Civil, aunque las dos máquinas tienen registrado en su exterior una capacidad máxima de 91 mil litros cada una.
    “Desde el domingo por la noche fueron notificadas las autoridades ambientales, del Instituto de Ecología y de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), ellos se tienen que encargar de supervisar la contención del derrame, el canalizamiento del combustóleo y la remediación que se tenga que realizar en el lugar”, indicó Güereca.

Comentarios