Cárteles del Milenio y La Familia disputan Colima

martes, 10 de agosto de 2010

MANZANILLO, Col., 10 de agosto (apro).- Luego de la ejecución esta mañana de tres policías de Manzanillo, el gobernador Mario Anguiano Moreno admitió que los cárteles del Milenio y La Familia Michoacana se disputan la plaza.

En entrevista, el funcionario dijo que el puerto de Manzanillo “es de los lugares más codiciados por la delincuencia organizada; probablemente están viendo una acción decidida por parte de la policía y quieren amedrentar a las corporaciones policiacas”.

Sin embargo, advirtió que las acciones de la delincuencia organizada sólo provocarán una respuesta, la de que su gobierno “va con todo” contra los cárteles.

Sostuvo que “no nos vamos a quedar con los brazos cruzados, vamos a llevar a cabo las acciones que sean necesarias y ustedes van a ver y a ir conociendo los programas que iremos implementando”.

Por la mañana, tres policías de la Dirección de Seguridad Pública (DSP) de este municipio fueron asesinados y uno más resultó herido en dos ataques perpetrados por sicarios en diferentes áreas de la ciudad.

Poco después de las seis horas, los agentes Adolfo Lozano Vélez y Omar Alejandro Naranjo Santana, quienes tripulaban la patrulla SP-75 por el bulevar costero Miguel de la Madrid Hurtado, murieron tras ser baleados por dos pistoleros que les dispararon con armas de alto poder a la altura del panteón de Salahua y huyeron a bordo de una camioneta marca Quest, color blanco.

Antes, los agentes Antonio Aparicio Figueroa e Ignacio Hernández Mendoza, quienes viajaban por la avenida Elías Zamora Verduzco a bordo de la patrulla SP-85, fueron atacados por cinco individuos vestidos de negro que tripulaban una camioneta Durango, al llegar a la entrada del fraccionamiento Valle Dorado.

En el lugar falleció Aparicio Figueroa, mientras que su compañero Ignacio Hernández resultó lesionado.

Según la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), los sicarios utilizaron en ambos casos rifles AR-15, AK-47 y armas calibre 5.7x28, conocidas como “matapolicías”.

Luego de los sucesos se montó un operativo conjunto en el que participaron elementos de la Armada de México, del Ejército Mexicano, la Policía Estatal Preventiva (PEP), PGJE y DSP de Manzanillo, quienes localizaron abandonada  horas más tarde en el fraccionamiento Santa Carolina, a la altura del número 573, de la calle Fraylecillo, una camioneta Nissan, armada, color blanco con placas particulares de circulación 721-WVV, que fue asegurada.

En su interior se aseguraron cinco casquillos percutidos calibre 5.7x28, dos casquillos percutidos  y dos cartuchos útiles calibre 7.62x39 (cuerno de chivo).

La PGJE informó que se están realizando las investigaciones correspondientes para establecer si la camioneta está relacionada con los hechos, debido a la localización y aseguramiento de los casquillos percutidos encontrados, cuyos calibres coinciden con los asegurados en los lugares de los hechos.