Paran concesionarios del transporte público en Oaxaca; exigen alza de 66% en pasaje

martes, 17 de agosto de 2010

OAXACA, Oax., 17 de agosto (apro).- Al menos 400 mil personas de esta capital y otro tanto de los 18 municipios conurbados se quedaron este martes sin el servicio del transporte urbano, debido a que las empresas camioneras decidieron suspender las corridas ante la negativa del gobierno del estado a autorizarles un aumento de 66% al pasaje, es decir, de cuatro pesos con 50 centavos a siete pesos.
Alejandra Gómez Candiani, presidenta del Consejo Administrativo de Choferes del Sur y Transportes Urbanos, sostuvo que la medida responde a la ausencia de respuesta oportuna por parte del gobierno de Ulises Ruiz Ortiz y, particularmente, del responsable de la Coordinación del Transporte, Gonzalo Ruiz Cerón.
Sin embargo, el funcionario aclaró que el paro “es arbitrario, pues los chóferes no están en condiciones de aumentar el pasaje, no son las formas de tratar al usuario, no hay una autorización para que los transportistas cobren los siete pesos”.
Ruiz Cerón advirtió que el aumento al servicio del transporte público está por encima del servicio que ofrecen, pues desde hace tres años tienen el compromiso de sacar de circulación las unidades chatarra y, hasta el momento, no han cumplido con ello.
Recordó que hace tres años el transporte aumentó de 3.50 a 4.50 pesos, pero con el compromiso de que sólo circularían unidades en buen estado, sin embargo, “ese compromiso de los empresarios del transporte no ha sido cumplido”.
Por su lado, los transportistas explicaron que el alza creciente del diesel y de insumos como llantas, refacciones, lubricantes e impuestos, los empujan a la “descapitalización” y falta de pago a las financieras que les venden los autobuses, razón por la que “hemos decidido aumentar el precio del transporte a partir de este martes 17”.
Sin embargo, el gobierno respondió con un operativo policiaco para detener inicialmente 15 unidades de transporte y enviarlas al corralón, situación que molestó a los concesionarios y permisionarios del transporte, quienes dieron la orden de paralizar el sistema y bloquear todos los accesos a la capital.
El subsecretario de Gobierno, Joaquín Rodríguez Palacios, reconoció que el paro de los choferes provocó la irritación de la ciudadanía y de los estudiantes, quienes optaron por secuestrar varias unidades del transporte público y atravesarlas a la entrada del campus de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), donde incluso se suspendieron las clases.
En tanto, simpatizantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) tomaron tres autobuses y los colocaron en el crucero de Cinco Señores, al sur de esta ciudad, protestando así por el aumento a las tarifas del transporte.

Comentarios