Gabino Cué reclama al PRI transición responsable

martes, 3 de agosto de 2010

OAXACA, Oax., 3 de agosto (apro).- El gobernador electo Gabino Cué Monteagudo hizo un llamado a la presidenta nacional del PRI, Beatriz Paredes Rangel, para que pida a sus correligionarios conducirse con “responsabilidad”.

De acuerdo con Cué, actitudes como la pretensión de “albazo” en el Congreso local, donde se dio entrada a un juicio político a modo para exonerar al actual mandatario oaxaqueño, no abonan a la reconciliación y “dejarían muy mal no solamente a Ulises Ruiz, sino al priismo nacional”.

La presidenta nacional del Revolucionario Institucional, agregó, “debería hacer un llamado respetuoso sus correligionarios a actuar con mucha responsabilidad (…) Una actitud responsable de ese nuevo PRI es aceptar sus derrotas y no blindarse ante futuros hechos que a lo mejor ni siquiera existirían”.

Con las acciones que ha emprendido Ulises Ruiz, insistió, lo único que se está demostrando “es que la casa está sucia  y quieren procuradores a modo, administradores de justicia a modo, órganos de transparencia a modo, y eso es antidemocrático”.

Y, de nueva cuenta, el gobernador electo demandó a Ulises Ruiz “dejar que esta nueva etapa transite en paz y en orden con el nuevo andamiaje institucional. Si no deben nada, no deben de temer nada. Lo cierto es que el pueblo ya los juzgó y gobernaremos en las condiciones en que nos dejen el estado”, añadió.

En Oaxaca, remató, “hubo violaciones graves a la Constitución, y el pueblo ya dio su veredicto. El verdadero juicio es el juicio popular y ya se dio en las urnas.

“En Oaxaca hay un responsable y un culpable del 2006, y ese se llama Ulises Ruiz, quien perdió la elección el pasado 4 de julio”, puntualizó.

Al inaugurar el Curso-Taller de Capacitación, dirigido a autoridades municipales electas, Cué Monteagudo declaró que “los presidentes municipales no son patrimonio de nadie y, por tanto, no tienen compromisos ni con grupos políticos ni con cacicazgos regionales”, y por ello les pidió no marearse con el cargo ni defraudar la confianza del pueblo.