Exigen a Raúl Padilla, sacar las manos de la UdeG

lunes, 27 de septiembre de 2010

GUADALAJARA, Jal., 27 de septiembre (apro).- Alrededor de 70 estudiantes de la Universidad de Guadalajara (UdeG) se manifestaron frente al domicilio del exrector Raúl Padilla López, ubicado en la calle San Juan de los Lagos 111, para exigirle “que saque las manos” de esa institución.
    Los inconformes, algunos de los cuales llevaban el rostro cubierto con máscaras de luchadores, pegaron en el portón de la casa billetes falsos de diversas denominaciones, y durante media hora desplegaron diversas mantas contra el exrector, entre las que se leía: “Raúl Padilla saca las manos y tus negocios de nuestra universidad”, “Auditemos al Telmex y las empresas de Raúl Padilla, más dinero para los estudiantes”.
    En vísperas de la marcha multitudinaria para exigir mayor presupuesto para la UdeG, que se realizará el próximo miércoles 29, los estudiantes demandaron a Padilla su salida de esa casa de estudios, donde –afirmaron– ha colocado en diversos puestos a amigos y familiares.
Mientras se desarrollaba la manifestación de los estudiantes, quienes dijeron que portaban máscaras por temor a “represalias”, la cuadra donde vive el exrector estuvo resguardada por elementos de la Secretaría de Vialidad y la policía de Guadalajara.
Los inconformes aseguraron que no pertenecían a grupo político alguno y que fue decisión propia el expresar su opinión hacia Padilla López, sin embargo, algunos otros manifestaron sentirse acosados por parte de algunos de sus maestros, quienes los obligan a acudir a las manifestaciones con la amenaza de que si no van a las marchas lo verán reflejado en sus calificaciones.
    El pasado 30 de agosto, alrededor de dos mil estudiantes de las preparatorias 2 y 3 participaron en una primera marcha hasta el Palacio de Gobierno para exigir al gobernador Emilio González Márquez que entregue los 390 millones de pesos restantes para completar la ampliación presupuestal de 520 millones demandada por la universidad.
A las 10:15 horas, estudiantes, maestros y directivos llegaron a la Plaza de Armas formando una fila de 200 metros de largo; los quejosos dieron una vuelta al quiosco del lugar hasta asentarse a las afueras de la sede del Poder Ejecutivo.
Mientras tanto, durante una gira por Chapala, ese día el gobernador declaró: “A algunos directivos de la UdeG se les acabó el pretexto del dinero, porque ya todos fuimos testigos de todo el dinero que está recibiendo la UdeG. Pero como ya tenían planeado hacer estas manifestaciones, pues creo que buscan objetivos políticos, que ellos tendrían que decirnos cuáles son”.
González reiteró que su administración es la que más ha entregado recursos a la Universidad y negó que las manifestaciones ejerzan presión en sus decisiones.
    Ese mismo día, al ser cuestionado sobre las manifestaciones que para exigir más presupuesto realiza la UdeG, Raúl Padilla López, exrector de la UdeG, dijo no tener injerencia en las decisiones que se toman al interior de esa casa de estudios.
Entrevistado al final del anuncio del ganador del Premio FIL en Lenguas Romances 2010, Padilla dijo que cuando ocurren situaciones como las que vive la UdeG con el gobierno estatal, prefiere mantenerse al margen.
“Considero que hay autoridades universitarias, que son las indicadas para encontrar respuesta a estas situaciones”. No obstante, dijo que lamenta que la Universidad no tenga un mayor presupuesto, “siendo la segunda, históricamente, con más antigüedad (del país); la segunda más grande y con grandes indicadores académicos. En cuestiones presupuestales es una de las últimas. Espero que la situación se supere en un plazo razonable, para que la Universidad pueda seguir trabajando”.
Sobre las acciones que está tomando la UdeG, como sacar a los estudiantes a manifestarse en las calles, indicó: “No quisiera opinar sobre esto. Son decisiones que toma el gobierno de nuestra universidad, me limito a opinar sobre las actividades culturales”.