Acusan al gobernador de Durango de violar la autonomía de la UJED

martes, 28 de septiembre de 2010

MEXICO, D.F., 28 de septiembre (apro).- Directores, académicos y estudiantes y trabajadores de las 27 escuelas y facultades que integran la Universidad Juárez del Estado de Durango, acusaron al gobernador Jorge Herrera Caldera de violar la autonomía universitaria, al promover una nueva Ley Orgánica, con el fin de crear la figura de la no reelección y, de esta forma, imponer a su candidato a la rectoría en las elecciones del próximo 7 de octubre.
Aemás, acusaron al gobernador de utilizar a un grupo de “porros” para desviar la atención de la ley que pretende imponer.
Esta seria la primera vez en que un gobernador vulnera la autonomía universitaria, aseguraron directores de la las escuelas y facultades de la UJED.
           Según la denuncia, a las siete de la mañana de hoy llegaron al edificio central de la Universidad Juárez del Estado de Durango 11 agentes de la Agencia Estatal de inteligencia (AEI) del gobierno del estado, quienes a golpes abrieron la puerta del edificio y desalojaron a los trabajadores universitarios que se encontraban laborando. Los agentes se quedaron en el interior.
Posteriormente llegaron unos 20 estudiantes, quienes comandados por cuatro presidentes de escuelas, cerraron la puerta metálica del atrio. Ellos, señalaron los directores de las escuelas y facultades, fueron utilizados por el gobernador para generar confusión entre la comunidad universitaria, con el fin de evitar que se enteraran de las reformas a la Ley Orgánica de la Universidad, que ayer pretendían aprobar en el Congreso del estado.
Ante la toma del edificio, las autoridades universitarias, encabezadas por el secretario general, Vicente Reyes Espino, en vano trataron de dialogar con los 20 estudiantes y los agentes de la AEI.
En tanto, afuera del edificio central, se congregaron 14 presidentes de escuelas y facultades de la UJED, registrándose un primer conato de violencia.  Después, otro grupos de jóvenes con pasamontañas ingresaron al central, junto con algunos jóvenes preparatorianos, de entre 15 y 16 años. Llegaron en camiones enviados por el gobierno del estado a cada una de las escuelas, con el fin de reforzar al grupo desestabilizador.
Veinte minutos antes de las 11 de la mañana, directores de las 27 escuelas y facultades, académicos, trabajadores y estudiantes, suspieron que el Congreso del estado tenía en el punto 4 de su orden del día contemplada la lectura de la iniciativa presentada por el legislador Luis Enrique Benítez  Ojeda, en la que se planteaba reformas a los artículos 25 y 28 de la UJED.
El mismo diputado tenía contemplado presentar una iniciativa que contiene el proyecto de decreto de una nueva Ley Orgánica, en la que se contempla el cambio de nombre de la institución, por el de Universidad Juárez Autónoma de Durango.
Ante esto, el rector en funciones, Salvador Rodríguez Lugo, así como los directores de todas las escuelas y facultades, y maestros de la universidad, se trasladaron al Congreso del estado para entregar un escrito, ya que se consideraba que la iniciativa a presentar era unilateral y violentaba la autonomía universitaria plasmada en el artículo 3 constitucional.
Además, afirmaon, porque estas modificaciones y nuevos proyectos se hicieron sin consultar a la comunidad universitaria. También, se planteaba en pleno proceso electoral, pues el próximo 7 de octubre, está programada la elección del nuevo rector.
Ya en el Congreso del estado, directores, maestros y dirigentes estudiantiles entregaron el escrito a la presidenta del Congreso local.
Ahí, un grupo de alumnos, encabezado por Jesús Cabrales, presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios, (FEUD), trató de impedir de forma violenta  la entrega del documento de los directores y el de los presidentes de las sociedades de alumnos.
Ante esto, los directores y maestros decidieron plantarse en la tribuna del Congreso con el fin de que se retiraran los puntos que violentaban y atentaban contra la autonomía universitaria.  
La presidenta solicito un receso y los universitarios decidieron mantenerse en el Congreso del estrado. En forma paralela, el rector en funciones y los directores hicieron entrega al presidente de la Gran Comisión, Adrian Valles Martínez, de un documento, en el que se plasma el rechazo de los universitarios a la violación de la autonomía universitaria.
También se trasladaron a la oficina del gobernador del estado, Jorge Herrera Caldera, para entregarle el mismo documento, que señala: “La posición de los universitarios es el respeto irrestricto a la Ley Orgánica que nos rige, a la autonomía universitaria, y a que seamos los propios universitarios los que decidamos la forma de autogobernarnos y el destino de la universidad, teniendo en cuenta que la universidad ha estado en calma y tranquila por mucho tiempo, ubicándose entre una de las 10 universidades públicas del país”.
           En el documento, firmado por todos los directores de las escuelas y facultades que integran a la UJED, señalan:
“Exhortamos a los diputados para que den marcha atrás en su iniciativa por la tranquilidad de la universidad y del estado, ya que, al afectar a la máxima casa de estudios, se afecta a la comunidad duranguense de manera integral”.
Añaden: “Manifestamos nuestra postura de repudio ante los hechos que se presentaron en contra de la autonomía de nuestra alma mater promovida por intereses ajenos a la misma. Por ello, reprobamos los actos porriles que atentan contra el desarrollo académico de nuestra Institución”.
Exigieron al gobernador y al Congreso local respeto a los acuerdos que se tomaron en el pleno del Consejo Universitario el 7 de septiembre pasado, ya que es el máximo órgano de gobierno en la UJED, el cual está conformado por catedráticos e investigadores, de acuerdo con el artículo 13, fracción IV y V de la Ley Orgánica.
Explican que “en este Consejo participaron en los acuerdos la Federación de Estudiantes Universitarios y la representación estudiantil de cada una de nuestras escuelas y facultades, por lo que las acciones que se están tomando atentan contra el marco normativo y la convivencia plena y armónica de los universitarios”.
Demandaron respeto a las instalaciones universitarias para que las actividades académico administrativas no se interrumpan para no perjudicar no sólo los intereses de los universitarios, sino de la sociedad en general.
Añadieron que, “posterior a este proceso electoral, discutiremos bajo un marco democrático y de respeto, las formas en que los universitarios participarán en los próximos procesos electorales haciendo los ajustes a la Ley Orgánica”.
“Como estudiantes universitarios nos pronunciamos a favor de generar ambientes de diálogo, de paz y no violencia”, finaliza el documento.