Panistas acusan a alcaldes priistas de saquear ayuntamientos de Veracruz

lunes, 17 de enero de 2011

JALAPA, Ver., 17 de enero (apro).- El coordinador estatal de los alcaldes panistas, Tito Delfín Cano, denunció que las nuevas autoridades, que entraron en funciones el pasado sábado 1, se toparon con un “desorden” en las finanzas públicas y en la documentación, lo que ha obstaculizado el buen desempeño en el trabajo administrativo.

Los gobiernos salientes, sobre todo del PRI, dijo, “saquearon” prácticamente todo, ya que hay municipios donde se llevaron desde papelería hasta mobiliario y computadoras, aunado a problemas labores y sindicatos que pretenden seguir con privilegios al interior de las oficinas municipales.

Ante ello, el coordinador de los 92 alcaldes panistas urgió al Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) realizar un trabajo eficiente y atender el llamado ciudadano de “cuidar el dinero” de la gente, que paga vía impuestos, y dejar de ser “un brazo armado del gobernante en turno y de su partido”.

Se espera que el Orfis ponga atención al estado en que se encuentran actualmente los ayuntamientos y no actúe por intereses personales y coyunturales, como sucedió con el exalcalde panista de Alpatlahuac (2005-2007), preso en el penal de La Toma luego de ser juzgado “de manera exprés, con más argumentos políticos que jurídicos”, refirió Delfín Cano.

En conferencia de prensa, el alcalde panista insistió que la mayoría de los ayuntamientos reportan anomalías en la entrega de las administraciones públicas municipales, tal es el caso, dijo, de La Antigua, “cuyas autoridades nos comentan sobre una deuda heredada por más de 15 millones de pesos”.

Otros municipios actualmente gobernados por el PAN, como el de Martínez de la Torre, explicó, enfrentan problemas con el proyecto de presupuesto y la ley de ingresos, y en otros más, como el de Filomeno Mata, existen obras inconclusas y “fantasmas”,

En el ayuntamiento de Tierra Blanca, que hoy gobierna el propio Tito Delfín, señaló que “es un caso aparte que no vale siquiera mencionar por la gravedad”, por eso el llamado a las autoridades encargadas de impartir justicia “para que pongan atención a esta problemática y se aplique la ley”.

De acuerdo con el alcalde, en el municipio que gobierna se encontró con el adeudo de salarios a los trabajadores, así como de la segunda parte del aguinaldo, que se tuvo que pagar, dijo, “con las participaciones nuestras, cuando sabemos que debió haberse dejado el recurso económico, y estamos hablando de unos 2 millones de pesos”.

De acuerdo con Delfín, la anterior administración municipal, encabezada por el priísta Alfredo Osorio, dejó adeudos con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), por lo que se tuvo que negociar con la paraestatal de manera inmediata, “porque nos habían cortado la luz en el palacio municipal”.

La deuda con la CFE, detalló, ascendía a un millón de pesos, además de que hay una serie de deudas con acreedores locales que esta administración ha tenido que negociar “para que nos puedan surtir en cuestiones como llantas, refacciones y otros insumos”.

El parque vehicular, agregó, también lo dejó en pésimas condiciones, así como el equipo de cómputo”, de manera que el ayuntamiento de Tierra Blanca heredó una deuda cercana a los 6 millones de pesos, situación a la que se suma una nomina “abultada”, ya que recibió 320 empleados sindicalizados, y lo mismo ocurre en la mayoría de los municipios veracruzanos, apuntó.

Ante ello, el alcalde veracruzano demandó sancionar a todos los exalcaldes y exfuncionarios municipales que hubieran incurrido en irregularidades, sean del PRI, PAN o PRD, “pues creo que la justicia se debe de aplicar a todas las corrientes ideológicas y partidos políticos”, anotó.