Conocido de la familia, autor de plagio y asesinato de hijo de exalcalde de Tabasco

lunes, 24 de enero de 2011

VILLAHERMOSA, Tab., 24 de enero (apro).- Un amigo de la familia resultó ser el autor intelectual del plagio y asesinato de Santiago Arias Sevilla, hijo del exalcalde priista de Comalcalco, Gregorio Arias Pérez, según denunciaron tres de sus cómplices.

Los presuntos asesinos, José Antonio Pérez Córdova, El Goyo; Ángel Adolfo Orozco Córdova, El Fito, y Juan Pablo Córdova Sánchez, La Juanpa, de 18, 20 y 19 años, respectivamente, confesaron que el autor intelectual y material del estudiante fue el extrabajador petrolero Agustín Arjona Pérez, cercano a la familia de la víctima, quien se encuentra prófugo.

La Procuraduría de Tabasco informó que El Goyo, El Fito y La Juanpa fueron capturados el sábado pasado y condujeron a las autoridades hasta la comunidad Arroyo Verde del municipio de Paraíso, a 80 kilómetros al norte de esta capital, donde fue encontrado el cadáver de Arias Sevilla con un balazo en la cabeza.

El estudiante, de 17 años, fue plagiado por Arjona Pérez el pasado 18 de octubre, cuando le ofreció un “aventón” al salir del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos 4 de Comalcalco, donde estudiaba el quinto semestre.

Inmediatamente, Arjona y sus tres cómplices, según confesión de éstos luego de ser capturados, exigieron a la familia 5 millones de pesos por su rescate, de los cuales sólo pagaron 1.5 millones; sin embargo, el muchacho fue asesinado porque conocía a sus secuestradores.

De los tres presuntos secuestradores, dos de ellos estudian sexto semestre de bachillerato y otro es mecánico. Confesaron que mataron al muchacho dos días después de haber recibido el pago del rescate entregado por Gregorio Arias Pérez.

El político priista gobernó Comalcalco de 2004 a 2006. Fue director de Averiguaciones Previas de la Procuraduría General de Justicia, así como director de Asuntos Jurídicos de la 58 Legislatura local, y parte importante en el esclarecimiento del caso de su hijo.

Consternado, declaró que su hijo salvó muchas vidas, ya que tras su secuestro se produjeron varios operativos, entre los que se encontró una lista de futuras víctimas de plagio, lo que dio pista para la captura de los asesinos.

“Fueron 92 días de amargura, 92 días de angustia. Mi hijo tenía 17 años y estaba estudiando para pastor. Era un alma de Dios, un excelente hijo, un buen muchacho”, relató el exedil.

Asegura que lo mataron porque conocía a su secuestrador, por eso se subió al coche de Arjona Pérez cuando le ofreció el “aventón”.

Detalló que luego del plagio, mantuvieron a su hijo 14 días en una casa de seguridad y, luego de pagar el rescate, “lo amarraron de manos, lo vendaron y le pegaron un tiro”.

 

Comentarios