Exige senador panista auditar finanzas de Nuevo León

miércoles, 26 de enero de 2011

MONTERREY, N.L., 26 de enero (apro).- El senador panista Ramón Galindo demandó al gobierno federal que ordene una revisión de las finanzas de Nuevo León, a fin de determinar la manera en que se emplean los recursos.
De visita en esta ciudad, donde se reunió con dirigentes y legisladores del Partido Acción Nacional, Galindo consideró inaceptable la opacidad con que Rodrigo Medina de la Cruz maneja su gobierno, que ha colocado a la entidad, dijo, como la más endeudada del país.
En conferencia de prensa, el presidente de la Comisión de Desarrollo Municipal señaló que cifras aportadas por el Congreso local muestran que el anterior mandatario de Nuevo León, Natividad González Parás, dejó un pasivo de 22 mil 868 millones de pesos, que aumentó a 28 mil 804 millones en el primer año de gobierno de Medina.
Esa cantidad, agregó, equivale a 50.72% del total del presupuesto para el ejercicio fiscal 2011, que asciende a 56 mil 789 millones.
De acuerdo con el legislador, la deuda de Nuevo León debe ser revisada y, en su caso, sancionar a los responsables de las anomalías que pudieran detectarse.
“Si se descubrieran malos manejos en la administración, habría pauta para fincar responsabilidades administrativas y/o políticas”, puntualizó.
Eso, dijo, tendría que verlo el Congreso del estado, “pero lo que a mí me queda muy claro es que se debe romper esta línea de hacer gobierno, porque de otra forma se va a aumentar la carga, como lo que estamos viendo hoy”.
En Nuevo León, añadió, todos toman decisiones, menos la ciudadanía, que está excluida.
“Las decisiones las están tomando los grandes capitalistas, la política popular, las cúpulas de los partidos, la Cámara de Diputados y la Corte. También las toma el crimen organizado, y los únicos que no están participando son los ciudadanos”, apuntó.
Según Ramón Galindo, en Nuevo León se están cancelando obras, además de que habrá recortes de personal en el gobierno del estado y en los municipios. En este caso particular, acotó, podría haber revisiones de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) para analizar los manejos de las finanzas.
“Podemos pedirle a la Secretaría de Hacienda que ninguna negociación (gasto) sea aceptable si no hay una información detallada de lo que está pasando, pero también que la ASF emita un comunicado a la Cámara de Diputados para que se sepa que las cuentas de Nuevo León no están claras”.
Y pidió a Medina de la Cruz que se aproxime a San Lázaro para que los legisladores le ayuden a sanear sus finanzas, si es que requiere auxilio para ajustar su presupuesto.
Al preguntarle su opinión sobre el asesinato de un escolta del alcalde de Ciudad Juárez, Chihuahua, a manos de la Policía Federal, el senador consideró que, por prudencia, los guardias de Héctor Murguía debieron identificarse, ya que estaban en la calle con armas largas, lo que los convertía en sospechosos.
“Si la Policía Federal detecta a un grupo personas con armas largas en Juárez o en Monterrey o en Morelia o en Culiacán, eso no puede pasar desapercibido. Cualquier grupo armado se tiene que atender inmediatamente”, puntualizó.
“Estamos en una situación de confrontación permanente muy intensa, que implica estas situaciones de error y confusión, por cierto muy dolorosas, pero si el propio alcalde no está seguro, ¿qué puede esperar el ciudadano?
“Si los guardias del alcalde no están seguros, el ciudadano menos”, lamentó.

Comentarios