Por violencia, cae 80% turismo en Michoacán

martes, 4 de enero de 2011

MORELIA, Mich., 4 de enero (apro).- Los enfrentamientos y narcobloqueos en la capital michoacana durante diciembre frenaron la afluencia turística en Morelia, que en ese mes de 2010 registró una baja de hasta 80%, según el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) del estado.

“Esta percepción de inseguridad genera ya una severa crisis entre los prestadores de servicios turísticos, y por ahora la capital michoacana no se encuentra entre los destinos favoritos de paseantes, aunque cabe destacar que algunos visitantes nacionales vencieron el miedo”, afirmó el presidente del organismo, Manuel Nocetti Tiznado.

En diciembre, una de las mejores épocas del año para el sector turístico, los hoteles registraron una ocupación casi de cero, ocasionada por el operativo que realizó el gobierno federal en Tierra Caliente entre el 8 y el 12 de ese mes, que desencadenó una ola de violencia en prácticamente todo el estado, afirmó.

Por su parte,  el vicepresidente del CCE michoacano, Arturo Pimentel Martínez, aseguró que en la región de Pátzcuaro (Santa Clara, Zacapu, Tacámbaro, Ario de Rosales, Tzintzuntzan, Zirahúen, Quiroga y Erongarícuaro) el sector hotelero tuvo una ocupación de habitaciones de 20% en diciembre de 2010.

Tras los hechos violentos ocurridos durante el último mes del año, la Asociación de Hoteles y Moteles de Michoacán reportó la cancelación de 50% de las reservaciones programadas para la temporada decembrina, hecho que Pimentel calificó como un “golpe al hígado”. Actualmente, precisó, existe una ocupación de 15% en los hoteles de la entidad.

 

Efectos colaterales

La presidenta de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Uruapan, Socorro de la Luz Quintana León, afirmó que 2010 fue un año de grandes crisis que se vieron reflejadas económicamente en el comercio organizado.

En entrevista, Quintana manifestó que el balance general del cierre de año muestra un déficit, pues los resultados que se esperaban “no fueron favorables para el comercio, debido a muchos factores externos y eventos que de alguna manera contribuyeron para que esos resultados no se dieran de manera positiva”.

En cuanto a ventas, agregó, no hubo un incremento real, aunque en ciertas temporadas parecía que se levantaba, sin embargo, al registrase algún evento extraordinario volvía a caer, por lo que las expectativas que se tenían de un desarrollo, dijo, fueron truncadas y los resultados negativos, especialmente en la temporada de fin de año, ya que hasta los últimos días de diciembre muchos comerciantes que contaban con mercancía para ofertar se quedaron con ella.

Quintana León mencionó que aunque no se tiene un registro oficial, es evidente que muchos negocios cerraron y otros más cambiaron su ubicación, a fin de mejorar sus ventas o disminuir sus gastos.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), durante los primeros seis meses de 2010 se contabilizaron 57 mil 195 personas sin empleo. En el rubro empresarial, informó, se cerraron 2 mil 665 micro, pequeños y medianos negocios.

 

Pocas inversiones

Las instituciones oficiales aún no acaban de medir la actividad económica de 2010 en Michoacán. Cuando mucho, cuentan con reportes hasta el mes de octubre en torno de algunos sectores económicos, pero las estadísticas recabadas hasta esa fecha no marcan un repunte de la inversión o de la actividad económica.

 Los representantes de cámaras de comercio tampoco han cerrado los datos del año pasado, sin embargo sus referencias son pobres en cuanto a la generación de inversiones.

 Sobre la actividad del sector empresarial en la entidad, no hay mucho que destacar. Según Nocetti Tiznado y el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en el estado, Miguel Gallardo López, no se instalaron grandes empresas durante el último año, pero sí se abrieron más micro, pequeñas y medianas empresas.

Los grandes grupos empresariales de la entidad, como los que encabezan las familias Ramírez y Medina, tampoco generaron grandes inversiones, ya que sólo se concretó el proyecto de la plaza comercial Altozano, en la capital michoacana, que tenía más de dos años de haberse iniciado.

La inversión en infraestructura carretera y social estabilizó la abrupta caída del sector de la construcción en 2009 y 2010, según cifras del INEGI. En ambos años, más de 50% de la producción corrió a cargo de los tres niveles de gobierno, en tanto que el sector privado participó con aproximadamente 40% durante el periodo.

La inversión, pues, fluyó poco. De hecho, los flujos de Inversión Extranjera Directa (IDE) se contrajeron durante 2010 en comparación con 2009, que fue año de crisis.

Datos de la Secretaría de Economía (SE), actualizados hasta septiembre de este año, arrojan que la IDE en Michoacán tuvo un déficit de 6.3 millones de dólares, es decir que el flujo ni siquiera se mantuvo estable, ya que hubo empresas extranjeras que retiraron su capital del estado.

A final de cuentas, 2010 fue un año en el que poco lució el sector empresarial en lo que respecta a la reactivación de la actividad económica.

Y lo peor es que una tercera parte de los trabajadores michoacanos se encuentra en el sector informal, mientras que 8% están subocupados. Además, sobre el mercado laboral pesa una desocupación de 50 mil michoacanos en promedio.

Comentarios