Mueren tres tzeltales por disputa de rancho al norte de Chiapas

martes, 1 de noviembre de 2011
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Tres indígenas murieron y uno más resultó herido cuando intentaban invadir un rancho en el municipio de Sitalá, al norte del estado, informó la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana (SSPPC). De acuerdo con la dependencia estatal, una docena de indígenas tzeltales pretendió apoderarse del rancho El Vergel, de 176 hectáreas de extensión. Sin embargo, los propietarios defendieron a balazos el predio. Los hechos se registraron la tarde del pasado lunes. Esta es la tercera ocasión que los indígenas tzeltales intentan apoderarse del rancho El Vergel. La primera vez en diciembre de 2010; la segunda, dos meses después, en febrero de este año. Alfonso Díaz Victoria, hijo de la propietaria del predio, Ruth Amira Díaz, dijo a la policía que unas 12 personas intentaron apoderarse del rancho, sin embargo al estar alertados se defendieron a balazos para evitar el despojo de la tierra. Hasta el lugar llegaron varios uniformados en las patrullas, 025 y 300. El grupo iba encabezado por los agentes del Ministerio Público del fuero común con sede en Bachajón, José Arturo Zenteno Gutiérrez y Eduardo Guzmán Hernández, así como el comandante policíaco Librado Gordillo Hernández, además de un elemento de la Fiscalía Especializada de la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ). Los uniformados encontraron los cuerpos de tres indígenas tzeltales encapuchados dispersos en las inmediaciones del predio. Uno de ellos --con un impermeable encima, vestido con pantalón y camisa de mezclilla--, portaba un machete envainado en la cintura; otro indígena tenía un rifle calibre 22, así como un machete; y el tercero vestía pantalón camuflado, una guerrera color azul y un chaleco de piel; portaba una carrillera “hechiza” con 16 cartuchos para escopeta calibre 12. Los tres traían sus pasamontañas puestos. Los tres cuerpos fueron levantados y llevados por la Policía Municipal de Sitalá al Servicio Médico Forense de la PGJ, ubicado en la ciudad de Ocosingo, donde les practicaron la necropsia de ley. El indígena que resultó herido con un arma blanca fue Sebastián Moreno López, velador del rancho, mismo que fue trasladado al hospital de Ocosingo también donde es atendido por personal médico. De forma extraoficial se dijo que el enfrentamiento a balazos ocurrió cuando los presuntos agresores retuvieron a uno de los trabajadores, y sus compañeros se agruparon para defenderlo y dieron muerte a tres. Al ver caer a tres de sus compañeros muertos, el resto de los invasores se dio a la fuga. La familia propietaria del rancho denunció el 31 de diciembre del 2010 la invasión de su predio, por lo que intervino el gobierno del estado para que fuera desalojado pacíficamente. En febrero pasado, los invasores regresaron a la propiedad pero las autoridades evitaron que se consumara el despojo y aunque denunciaron esta nueva invasión que pretendían hacer los indígenas tzeltales, no recibieron la atención de las autoridades estatales para evitar el incidente violento por lo que se armaron su trabajadores para defender la tierra.

Comentarios