Policía de Veracruz denuncia abusos de la Marina

jueves, 3 de noviembre de 2011
XALAPA, Ver. (apro).- La detención de dos uniformados provocó una manifestación de protesta de agentes de la Policía de Córdoba en contra de las acciones desplegadas por elementos de la Marina dentro del operativo Veracruz Seguro, a quienes acusaron de “arbitrarios”. Esta madrugada, dos agentes de la corporación municipal fueron detenidos por elementos de infantería al no acreditar la licencia para el manejo de armas, por lo que fueron trasladados, con todo y patrulla, que no tenía placas de circulación, al puerto de Veracruz, según admitió el propio alcalde, el priista Francisco Portilla Bonilla. La acción originó malestar entre los municipales quienes, encabezados por el comandante Hermilo Vargas Zhiel, realizaron una manifestación de protesta por calles de la ciudad para plantarse posteriormente frente al Palacio Municipal. Luego, los casi 200 uniformados que participaron en esta acción, a bordo de sus patrullas, se trasladaron hasta el campamento de los elementos de la Marina instalado en Fortín de las Flores, desde el que se realizan diversos operativos en la zona como parte del programa Veracruz Seguro de combate a la delincuencia organizada. En la protesta por calles de la ciudad, los uniformados denunciaron la detención “ilegal” de dos de sus compañeros y acusaron a los marinos de supuestos abusos contra la población durante los operativos realizados en el combate al crimen organizado. La protesta causó expectación entre la población al observar la movilización de los uniformados por calles céntricas de la ciudad; los agentes exigieron la liberación de sus compañeros José Manuel Hernández y Filemón Álvarez Méndez, detenidos a bordo de su unidad 075 cuando hacían un recorrido de rutina esta madrugada. Cerca de las 14:00 horas, cuando los municipales se encontraban presentando la respectiva queja ante la delegación regional de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, la protesta fue levantada luego de que se les informó que sus compañeros habían sido liberados en el puerto de Veracruz. Pese a la inconformidad de los policías, el alcalde de Córdoba, Francisco Portilla Bonilla, admitió que los marinos actuaron en forma justificada al detener a los dos agentes municipales, ya que éstos no contaban con la credencial adecuada para portar armas. Al manifestar su respaldo a las fuerzas armadas y asegurar que la situación ya se encontraba en calma, el edil priista subrayó que si alguno de sus elementos está fuera de la ley, se debe actuar en consecuencia, pero también reconocer a los efectivos que hacen bien su trabajo. El alcalde cordobés admitió “que la Policía no cuenta con la credencial adecuada para portar armas, expedida por la Secretaría de la Defensa Nacional, sino con una expedida por el propio Ayuntamiento. “En ella va el nombre del oficial, su cargo y el número para portar el arma, pero no es la que está autorizada por la Sedena o la Secretaría de Seguridad Pública”, reconoció y sostuvo que la solicitud para regularizar esta situación ya está en trámite.