Aguirre niega que pidiera dinero a Torreblanca para su campaña

jueves, 1 de diciembre de 2011
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El gobernador Ángel Aguirre Rivero rechazó haber pactado un acuerdo de discrecionalidad con su antecesor, Zeferino Torreblanca Galindo, y lo retó a que demuestre que le pidió dinero durante el pasado proceso electoral. Advirtió que su gobierno continuará con la revisión de los presuntos actos de corrupción de la pasada administración; y dijo que Torreblanca es libre de decir lo que quiera, pero lo retó a que presente pruebas de sus dichos. El martes 29 y miércoles 30 de noviembre, Torreblanca encabezó sendas reuniones con su equipo de colaboradores en Acapulco y Chilpancingo, donde calificó al gobernador Aguirre de “parásito, corrupto, cínico y ladrón”; lo responsabilizó, a él y sus “secuaces”, de la narcoviolencia que colapsó este destino turístico; y consideró que la inhabilitación y las demanda penales contra 18 de sus colaboradores, son acciones en venganza porque no le entregó al mandatario el dinero que le pidió durante la pasada campaña. El exmandatario también denunció, con base en documentos oficiales, que la flota aérea oficial es utilizada por familiares de Aguirre y secretarios de despacho para actividades personales; incluso señaló que un helicóptero del gobierno de Guerrero fue puesto a disposición del excandidato perredista al gobierno de Michoacán, el senador con licencia Silvano Aureoles, así como de jerarcas católicos y empresarios locales de medios de comunicación. Torreblanca remató que Aguirre rompió “reglas no escritas” entre los gobernadores en turno y salientes, porque, consideró, que el Ejecutivo se puso al frente de una campaña de “infundios y descalificaciones” contra su administración que abarcó de 2005 a 2011. Al cuestionarlo sobre las acusaciones de Torreblanca, Aguirre respondió: –¿Reglas de qué? Se acabaron las reglas de la impunidad y corrupción --expresó el gobernador. –¿Pactó usted con el exgobernador (Zeferino Torreblanca)? –Yo nunca he tenido ningún pacto, ningún acuerdo con nadie y espero no tenerlo en lo que dure mi administración --aseguró Aguirre. –¿Que usted le pidió dinero para financiar su campaña? –Bueno, si dice que yo le pedí dinero, que lo demuestre” –retó. Aguirre fue abordado de forma abrupta al término de un acto oficial en la explanada central de la sede del Poder Ejecutivo en esta capital, donde evadió aclarar si sus familiares han utilizado la flota aérea oficial del estado para asuntos personales, como aseguró ayer Zeferino Torreblanca. Al respecto, sin negar el hecho irregular, volvió a señalar que el que tenga pruebas, que las presente ante la instancia correspondiente. Luego, dijo que todos los señalamientos “son bienvenidos” porque su antecesor y su equipo de colaboradores tienen derecho a defenderse, si notan alguna situación irregular en el proceso de investigación y sanción por sus acciones. Incluso, dijo que las denuncias y acusaciones del exgobernador no le generan ninguna presión a su gobierno; y afirmó que seguirá trabajando normalmente porque los señalamientos en su contra no le afectan. Sobre el tema de las inhabilitaciones ordenadas por la Contraloría General en contra de los colaboradores del exgobernador, entre ellos el extitular de la Secretaría de Administración y Finanzas, Ernesto Cabrera Morín, por presunto desvío de recursos públicos, Aguirre aseguró que estos procedimientos administrativos están sustentados jurídicamente. Señaló que “una buena parte” de los señalamientos que la Auditoría General formuló contra los colaboradores de Torreblanca “por actos deshonestos”, también son de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y de la Secretaría de la Función Pública federal (SFP). Reiteró que los exfuncionarios sancionados podrán defenderse ante las instancias correspondientes, y reiteró que si existe alguna situación anómala de parte de su gobierno, entonces Torreblanca no debe de preocuparse.  

Comentarios