Aprueban pensión vitalicia a deudos de militares caídos en Veracruz

jueves, 17 de febrero de 2011

JALAPA, Ver., 17 de febrero (apro).- Por unanimidad, el Congreso local aprobó este jueves una iniciativa de ley del gobierno estatal para otorgar pensión vitalicia a familiares de soldados caídos en el combate contra la delincuencia organizada.
La ley establece que el gobierno del estado otorgará a los deudos una pensión trimestral de 420 veces el salario mínimo vigente en la capital del estado, cuyo monto asciende a 23 mil 814 pesos.
    La pensión se otorgará cuando el fallecimiento de cualquier integrante del Ejército, Fuerza Aérea o Armada de México ocurra con motivo de su actividad profesional, cuando se produzca como resultado de una agresión proveniente de personas ajenas a las fuerzas armadas, o bien por un enfrentamiento o cualquier acto en un puesto de control o vigilancia.
    Al término de la sesión de este jueves, el mandatario veracruzano, Javier Duarte, se manifestó “satisfecho” por la aprobación de la ley. “Es un justo reconocimiento a quienes sirven a la patria”, así como “a las familias de los militares caídos”, dijo.
    En la tribuna, los grupos parlamentarios del PRI, PAN, PRD-Convergencia y Nueva Alianza pidieron no olvidar el respeto a los derechos humanos y la muerte de civiles durante los operativos militares para combatir al narcotráfico y la delincuencia organizada.
    Y coincidieron en que el otorgamiento de la pensión a deudos de militares caídos representa un gesto de “solidaridad y agradecimiento” por mantener la paz y tranquilidad en el estado.
    El coordinador de diputados del PRD-Convergencia, Armando Méndez de la Luz, destacó el empeño de las fuerzas armadas en su tarea “institucional” de salvaguardar la independencia y soberanía nacional, sobre todo, dijo, en estos momentos “en que la seguridad pública y la estabilidad del país se ven profundamente afectadas por la violencia generalizada y la permanente amenaza del crimen organizado”.
Y agregó que si bien “podemos discernir y no compartir las razones y motivos que respaldan el método aplicado para solventar el desafío de la violencia y del crimen organizado en nuestro país, no podemos regatear el reconocimiento y el apoyo que merece el esfuerzo de nuestros soldados y oficiales en su honesta batalla por recuperar algo de la paz social perdida”.
    A nuestros soldados, agregó, “les otorgamos un voto de confianza por ese meritorio esfuerzo, y solamente les pedimos que en el fragor de la batalla no olviden el respeto que merecen los derechos humanos, esas prerrogativas básicas que nos sirven para asegurar una vida digna y respetada para todos”.
    Además, pidió no dejar de recordar que en esta lucha han caído también mexicanos que prestaron sus servicios en las diferentes corporaciones policiacas, y tampoco –añadió– se puede ignorar ni lamentar la suerte dolorosa de civiles que tuvieron la desgracia de perder la vida o a un ser querido en este clima de violencia que tanto lastima.
    Por su parte, el coordinador de la bancada de  Nueva Alianza, Gustavo Moreno, subrayó que en esta amenaza para la seguridad nacional, las fuerzas armadas han trabajado con “lealtad y patriotismo” para hacer frente a la delincuencia organizada, “enemigo declarado que pretende imponer a la sociedad mexicana sus intereses y saciar sus ambiciones mediante la intimidación y la violencia”.
    Moreno refirió que aunque la labor de los militares es fundamental en la preservación del estado de derecho y la paz social, que se ven amenazadas por la delincuencia, “la mayoría de los mexicanos deseamos que su participación en estas tareas sea de corto plazo, pues nadie desea ni es conveniente la prolongación indefinida de la lucha militar contra la delincuencia”.
    Esta situación, apuntó, “hace impostergable diversas reformas legales y políticas gubernamentales que permitan el fortalecimiento de las instancias civiles de prevención y persecución del delito, en la ingente tarea de combatir a la delincuencia organizada”.     
    En la sesión de hoy estuvieron presentes, además del gobernador Javier Duarte, el comandante de la Sexta Región Militar, general de división René Carlos Aguilar Páez, así como los comandantes de las zonas militares en Jalapa, Efrén Soriano Aguirre, y Tuxpan, Antonio Arenas Mondragón, además del almirante José de Jesús Marte Camarena, comandante de la fuerza Naval del Golfo, entre otros altos jefes  de las fuerzas castrenses.

Comentarios